Canales de energía (nadis) El aura Asanas Cerraduras Mantras Mudras Pranayama Yantras Kriyas Los cinco elementos Los meridianos Prana Yin y yang Shiva Lingam Tantra Yoga para niños Artículos Lecturas relacionadas Vídeos Música

«YOGA MEDICINAL»

Publicado en revista Psicología Práctica - Nº 181


   

El Yoga medicinal es un concepto revolucionario. Se basa en el término «súper humano», es decir, el que es capaz de adaptarse y sobrellevar situaciones de desafío nutriendo su cuerpo físico, sus emociones, su mente y su alma para encontrar su verdad.

Prasad es un espacio que combina la buena comida ayurvédica, macrobiótica y vegetariana con el ocio saludable. Merece la pena descubrirlo, sobre todo al conocer que sus dueñas lo dejaron todo por este sueño. Nadie sabía que iba a escribir un reportaje. De hecho, me preguntaron si había participado en los módulos anteriores, pero no importó para mi comprensión del mensaje, ni para mi práctica.

En kundalini yoga todas las series de ejercicios (kriyas) tienen un propósito, y los del curso fueron muchos, pero gracias a ellos pude regresar al equilibrio que tengo dentro de mí.

La práctica comenzó  con una kriya o serie de ejercicios muy dura para esa hora de la mañana. No es extraño que, repitiéndola durante cuarenta días, podamos alcanzar una salud óptima sacando todo lo malo que está dentro de nosotros. En kundalini yoga la palabra asana o postura significa “estar presente”. Con lo que, si estás haciendo flexiones espinales y estás pensando en las mil cosas que tienes que hacer, realmente no estás haciendo el asana. Has de estar consciente posturalmente y comenzar por la atención física a nivel de la mente.

Me resultaba difícil, pero me fui dando cuenta de que cada asana enfocaba, abría el cuerpo, movía mi energía. Y dolía… Sí, el dolor era agudo, salía de la postura, pero si era gradual, se debía a la lucha de mi ego con mi alma.

Con la práctica, se consigue sustituir la antigua forma de estar de pie, de estar sentado, de andar, de trabajar, por otra más grácil. Se nos explicó la utilización de las asanas como ejercicio físico (luchando contra la obesidad), como meditación (al estar presente), como conexión al flujo de energía e incluso como herramienta de autodiagnóstico.

Las asanas ayudan a encontrar flexibilidad y equilibrio que, unidos a la regeneración y la capacidad de cambio, proporcionan los secretos de la sanación, y así nuestro sistema no se colapsa. Me di cuenta de que esto se puede trasladar a nuestra vida. Si al realizar un movimiento pusiéramos conciencia espiritual, obtendríamos un sentido de paz y poder en nuestras acciones.

LA RADIANCIA

Preguntas como “¿Quién Soy?”, “¿Cuál es el sentido de la vida?” o “¿Cómo voy a contribuir a la sociedad?” se nos agolpan en nuestra búsqueda espiritual. A todos los que compartimos el curso nos quedó claro que en lo único en que podemos ser los mejores es en ser nosotros mismos. Si tu alma viene al mundo con toda la información que necesitas, deberías creerte tu poder. Así que tu labor es profundizar en lo que creas que es mejor para ti, porque si no serás un mero turista espiritual. Tienes que descubrir tu verdad a través de la autoexpresión, esto es, conectándote con tu intuición y proyectándola. Así, al mirarte al espejo, verás la manifestación física de quien realmente eres.

Cuando exploras tus valores más profundos, aquellos por los que te apasionas, estás revelando tu propia verdad. Es tu radiancia: lo que te da coraje para hacer las cosas. La prosperidad significa confiar que el universo te sostiene y hacer lo que tienes que hacer. Lo malo es que, en la mayor parte de los casos, proyectas un pensamiento pero tienes miedo, y entonces tu energía se colapsa, y no te llega lo que deseas. La solución es dejarte llevar por tu intuición, y conectarte con tu VERDAD (con mayúsculas). Es la medicina evolutiva.

SER-HACER-TENER

Las fantasías, que nos alejan del aquí y ahora nos mantienen también alejados de ser nosotros mismos. Nuestra sociedad te dice que tienes que hacer para tener y luego ser alguien (hacer-tener-ser), pero tenemos un propósito en esta vida, con lo cual, primero tiene que venir el ser, y después haremos para tener (ser-hacer-tener).

Cualquier lugar es bueno para ser auténtico, cualquiera donde puedas ser tú mismo. El ser humano es capaz de adaptarse y, cuando se conecta con su alma, es creativo y humilde. La máxima manifestación de la humildad es saber escuchar. Por ello, los ejercicios de equilibrio son muy beneficiosos.

Durante la siguiente kriya que realizamos para enraizar, los movimientos eran de la pelvis y de la columna. Luego sacamos la rabia. Y casi lloré. Grité, y los demás también. El segundo día de curso, durante la kriya de conexión con el corazón, me moría por bajar las piernas de los 90°. Esperaba con ansia el relax final. Era muy cansado, pero me sorprendieron mis reacciones emocionales, que escribí en un papel. Estaba calmada, contenta, expectante.

PERMANECER NEUTRALES

Llegó un momento en que tuvimos que ocuparnos de aspectos más reales. ¿Cómo hablar del estrés crónico que supone la hipoteca o los problemas familiares o laborales? El doctor Santokh fue claro: nuestras células no conocen estos temas. Los sistemas más complejos son activados en situaciones no conocidas por el organismo. Esto significa que estos nuevos factores de estrés usan mecanismos que se utilizaban para los antiguos, y que para desarrollar un programa interno deberían pasar miles de años, por lo que, si muchos países nos han colocado la crisis como un problema, nuestro sistema inmunológico se activa.

Tenemos más genes que otras especies animales, pero no necesitamos muchos porque tenemos capacidad de recombinarlos, y esto hace que nos adaptemos a los cambios. Cuanto más sedentarios seamos, menor capacidad tendremos de recombinar nuestros genes, y también menos flexibilidad metabólica, inmune y psicológica, y menos capacidad de adaptación. La flexibilidad metabólica comienza cuando te haces más flexible a través de las asanas de yoga. Y la flexibilidad psicológica comienza cuando practicas la meditación. Es un cambio de actitud interior: te adaptas a lo que sucede y sigues. No hace falta esperar miles de años a que haya un cambio celular. Debemos permanecer neutrales.

HUIR DE LA ENFERMEDAD ESPIRITUAL

Muchas personas comienzan su camino espiritual porque están experimentando una enfermedad espiritual. Es el momento en que uno reconoce que lo que ha venido a hacer a este mundo se aleja de lo que de verdad hace. Me quedé pensativa al escuchar que, si actúas contrariamente a tu voz interior, traicionas a tu alma y se produce una escisión espiritual, porque estás traicionando tu conciencia y tu contacto contigo mismo. Esa es la raíz de la mayor parte de las enfermedades físicas. Y, si lo piensas, nadie puede ser tú mejor de lo que tú puedes hacerlo.

Cada cual tiene una misión y es sólo él quien tiene que encontrarla. Hay que comenzar ordenando lo que se tiene dentro, trabajando el interior y el campo de acción al que se tiene acceso: casa, trabajo, amigos, vecinos. La idea es darle la vuelta a lo que se nos presenta. Si te conviertes en autómata, te paralizas, violas tu conciencia y te vas quedando más atrás de lo que deberías ser. Este es el momento de mayor desafío para crear el mayor impacto y efectuar el cambio. Es la conciencia con la que haces las cosas lo que va a cambiarte. Aquí se pide tomar el camino del alma. Ya el maestro Yogui Bajhan lo decía: «Reconoce que la otra persona eres tú».

SEIS CLAVES ESENCIALES

1. Sé auténtico y no tengas miedo. Si actúas contrariamente a tu voz interior, traicionas a tu alma.
2. Crea ambientes que nutran tu naturaleza interior: practica kundalini yoga, medita, respira…
3. Nutre tu cuerpo; no seas esclavo de él. Vete al campo, dedica tiempo a estar en contacto con la naturaleza.
4. Ama y acepta tus fortalezas y debilidades. Nunca se sabe, a lo mejor tu mayor fortaleza proviene de una de las cosas que crees que es una debilidad.
5. Transforma el “hacer para tener y luego ser” en el flujo de la prosperidad: “ser tú mismo para hacer y luego tener”. O lo que es lo mismo, pasa del “hacer-tener-ser” al “ser-hacer-tener”.
6. Hazte consciente, no seas un autómata. Hazte presente aquí y ahora en cómo respiras, en cómo caminas, en cómo comes…