la energía universal virtudes del reiki los alineamientos sintonización sistemas del reiki símbolos reiki la práctica equilibrio de los chakras grados o niveles la sesión terapéutica tratamiento niños y bebés historia del maestro usui para niños reiki en animales reiki en plantas reiki combinado con otras terapias reiki y ciencia

 

Todos los animales, y en especial las mascotas que conviven con nosotros, tienen tendencia a sufrir estrés, ansiedad o depresión y por consiguiente a enfermar.

Si se detecta a tiempo alguna anomalía en su comportamiento, el Reiki puede ser una excelente solución, ya que de lo contrario, a medio o largo plazo su nivel físico puede verse afectado al verse alterada la circulación de energía vital por su cuerpo. Al aplicarse sobre el animal, se fortalece su sistema inmunológico. También resulta muy útil en el caso de alteraciones metabólicas, alivio de tensiones, cura de heridas, artrosis, traumatismos, letargias o depresiones, alivio de ansiedad, etc.

El terapeuta que aplica Reiki sobre una mascota no ve debilitada su propia energía en ningún momento y en seguida se podrá percibir una mayor dosis de relajación en el animal, que suelen responder muy bien a esta terapia, pues al estar más abiertos y no bloqueados por la duda o el escepticismo, reaccionan más prematuramente que nosotros.

La técnica se aplica de manera lenta y respetuosa con el animal, respetando en todo momento la intimidad de su espacio corporal. Muchos de ellos se muestran especialmente conscientes de la energía universal y aceptan los tratamientos de curación con total disponibilidad.

Para lograr la plena armonización hay que transmitirle la confianza necesaria, observarlo con detenimiento y tratarlo con total amabilidad y respeto. Hay que tener en cuenta que la esencial del Reiki es el amor, lo que la convierte en una terapia universal aplicable en cualquier momento y traspasable a cualquier ser vivo. Si el dueño del animal se halla presente durante la sesión de Reiki con el terapeuta, deberá mantener una actitud de serenidad que propicie una sesión eficaz.