Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra   política de cookies AQUÍ.   Si continuas navegando, estás aceptándola.
Política de cookies +

Introducción Cuerpos energéticos Misión y funcionamiento Ciclos de evolución Bloqueos Detección Disolución Unidad y dualidad Chakra de la raíz Chakra sacro Chakra del pexo solar Chakra del corazón Chakra del timo Chakra del cuello Chakra frontal Chakra coronal Chakra coronal superior los nuevos chakras chakras de la tierra y chakras planetarios

   

Chakra Vishuddhi, también denominado chakra del cuello o de la garganta, o centro de comunicación.

El quinto chakra se encuentra entre la nuez y la laringe. Nace en la columna vertebral cervical y se abre hacia delante.

Sentido de giro en el hombre: hacia la derecha. Sentido de giro en la mujer: hacia la izquierda.

Color: azul claro, también argenta y verde azulado.

Elemento: éter.

Función sensorial: oído.

Símbolo: loto de dieciséis pétalos.

Palabras clave: habla y crea.

Principio básico: resonancia con el ser.

Correspondencias corporales: zona del cuello, zona cervical, zona de la barbilla, orejas, aparato del habla (voz), conductos respiratorios, bronquios, zona superior de los pulmones, esófago, brazos.

Glándulas correspondientes: tiroides. La tiroides desempeña un papel importante en el crecimiento del esqueleto y de los órganos internos. Se encarga del equilibrio entre el crecimiento físico y psíquico y regula el metabolismo, es decir, la forma y la velocidad en la que transformamos nuestro alimento en energía y en que consumirnos dicha energía. Además regula el metabolismo del yodo y el equilibro del calcio en la sangre y los tejidos.

Correspondencias astrológicas: Géminis/Mercurio: comunicación, intercambio de conocimientos y experiencias. Marte: auto manifestación activa. Tauro/Venus: sentido del espacio y la forma. Acuario/Urano: inspiración divina, transmisión de sabiduría y conocimientos superiores, independencia.

Simbología: confesión que purifica y libera el peso de la culpabilidad.

El quinto chakra, asociado con la garganta y con las glándulas tiroides y paratiroides, es la verdadera entrada a lo milagroso y misterioso, ya que está regido por el elemento éter.

Éter es la condición del espacio y del tiempo para que algo pueda existir. Es el inicio del proceso de manifestación. Si piensas en la secuencia de los elementos: éter, aire, fuego, agua y tierra, como si fueran fases o etapas del proceso de manifestación, reconocerás que el éter es el más sutil de todos. El éter es el «guiño de ojo» entre el padre y la madre cuando se ven por primera vez, ese momento misterioso que les permitirá llegar hasta el momento de la concepción. Ocurre mucho antes de que haya algo preciso, mucho antes de que aparezca el elemento aire, relacionado con los sentimientos que inician el proceso del compromiso; seguido del fuego que les da la energía, la voluntad y el objetivo claro para hacer algo; y después del agua que les da pasión para fluir y sumergirse uno en el otro; y finalmente la tierra que les provee la materia para su manifestación final.

cuarto chakra  

Cuando activas el quinto chakra, adquieres la percepción de lo sutil. Sabes estar alerta al principio de la causa y el efecto. Sabes cultivar una acción desde la implantación de la semilla (bij). La semilla esencial es la palabra y por eso el quinto chakra está asociado con el poder de la palabra, vach siddhi.

Uno de los más grandes poderes de los seres humanos es nuestra capacidad de determinar la dirección de una acción desde su principio. Una vez que hemos plantado una semilla, que la hemos colocado en la tierra de la ilusión (maya), la semilla habrá iniciado su curso de crecimiento, seguirá las leyes de maya y será muy difícil cambiar su dirección. Vach siddhi es la habilidad de sembrar semillas que cumplan nuestro objetivo y destino último.

El tipo de comunicación que se expresa desde el quinto chakra es muy directo. Se dicen las cosas como son: «es como es» y «que así sea». Representa el poder de la proyección; ese poder viene de la seguridad de haber colocado algo al comienzo del ciclo de la creación, sabiendo que todas las leyes del universo lo van a apoyar, porque el intento coincide con ellas. Es una certeza diferente de la que tienes sólo por haber acumulado poder personal en el tercer chakra. El poder del quinto chakra radica en que tu lengua y la lengua de Dios sean la misma.

El quinto chakra es tan sólo llegar frente a la puerta de entrada. Cuando logres maestría en tu palabra y destreza para iniciar acciones que vienen del alma, abrirás realmente la puerta a los reinos más elevados.

Arquetipos relacionados con Vishuddhi: docente, cantante, jefe de proyecto, gerente, asesor, líder, escritor o periodista.

Vishuddhi simboliza la manifestación del yo en todas sus formas, es el centro de la comunicación verbal, de la expresión de la creatividad, de las sensaciones, de la conceptualización y la realización de una obra artística, literaria, científica…

Establece un vínculo entre las emociones y el intelecto, el corazón y la razón. Permite transmitir y expresarse con claridad, controlar las emociones e ideas que se han creado inicialmente en el segundo chacra. Es el centro de la expresión del yo divino, que ayuda a establecer la indiferencia, la calma y la paz interior.

La necesidad de expresar los sentimientos más íntimos y conocer las capacidades y los límites de uno mismo surge después de haber creado vínculos con los demás. El espacio es el que une el conjunto de los elementos entre ellos, es el campo electromagnético de la existencia. Vishuddhi nos permite reconocer nuestra verdad, pero también la de nuestro entorno, de la comunidad y del universo. Domina nuestra capacidad para nombrar las cosas y los hechos, porque sin la palabra, la vida es abstracta y no comprendemos qué sucede. Algunos científicos consideran que la palabra es el origen del universo porque la creación de todas las cosas y de todos los conceptos adquiere forma por el verbo. Cuando tratamos de comprender las leyes universales, primero tenemos que ponerles un nombre para que se conviertan en una realidad.

 

Los trastornos de Vishuddhi nacen cuando caemos en la mentira, en el compromiso, en la falta de comunicación, en la simulación de actitudes o el uso indebido de la palabra. Con el chacra del cuello encontramos la voz y la vía. Nos conecta con el yo divino y en sintonía con las leyes del universo. Une la energía que se crea en el corazón con la energía espiritual procedente del tercer ojo, su fuerza nace de la voluntad de expresarse y de plasmar los puntos de vista con la verdad. Todos los ámbitos de nuestra existencia están influenciados por el karma que creamos con nuestras decisiones y la expresión de las mimas.