El Concepto de Salud

El Concepto de Salud


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), «la salud es el estado de puro bienestar físico, mental y social». En otras palabras, la salud se puede definir como el nivel de eficiencia funcional y metabólica de un organismo a nivel micro (celular) y macro (social).

EnergiaInterior - El Concepto de Salud

El estilo de vida, es decir, el conjunto de conductas desarrolladas, puede ser beneficioso o perjudicial para la salud. Por ejemplo, una persona que mantiene una dieta equilibrada y practica deporte (o movimientos) a diario, tiene mayores posibilidades de beneficiarse de una buena salud. Por el contrario, una persona que come y bebe en exceso, que duerme poco y fuma, corre el riesgo de contraer enfermedades que podrían evitarse.

En general, la salud se puede dividir en salud física y salud mental, aunque en realidad estos dos aspectos están interrelacionados.

Para garantizar la salud física, se recomienda ejercicio regular y una dieta equilibrada y saludable, variada en nutrientes y proteínas.

La salud mental, por otro lado, está relacionada con el bienestar emocional y psicológico en el que un ser humano puede usar sus capacidades cognitivas y emocionales, desarrollarse en la sociedad y resolver los problemas que se le plantean a diario.

Diferencia entre Salud y Enfermedad

Estar sano no implica necesariamente la ausencia de enfermedad. El concepto de salud se define más bien como una optimización del funcionamiento general de nuestra organización, mientras que la enfermedad es definida como una interrupción del funcionamiento de uno o más órganos o como una condición atribuible a la presencia de un virus o un microbio. Uno puede estar enfermo y estar sano al mismo tiempo, ambos estados coexisten en cualquier momento.

La eficiencia

La salud se refiere al concepto de rendimiento, capacidad y eficiencia física. Entonces, el objetivo de ser saludable no es evitar la enfermedad, sino hacer que nuestro cuerpo funcione. Un cuerpo que trabaja para realizar todas las tareas diarias, combatir enfermedades y disfrutar de una buena calidad de vida en general.

Optimización, ¿qué significa?

Significa que el cuerpo funciona de la mejor manera según varios factores individuales. Y ser eficiente o saludable, lleva implícito la optimización de las habilidades físicas, intelectuales y psicológicas.

La optimización es el único objetivo que debemos perseguir para lograr una salud excelente. El término óptimo implica por definición la existencia de diferencias que surgen de los límites individuales. La evaluación del estado de salud óptimo de un individuo, se basa en las características físicas y la constitución particular, no en la comparación con otra persona o con los datos de un estudio estadístico.

Los datos específicos utilizados para determinar el nivel óptimo de salud se clasifican en dos tipos, cuantitativos y cualitativos:

●  Datos cuantitativos:

- Tamaño y peso corporal
- Porcentaje de masa corporal
- Tamaño del hueso
- Frecuencia cardíaca en reposo
- Presión arterial
- Capacidad pulmonar - Capacidad de trabajo cardiovascular
- Nivel de colesterol en la sangre
- Nivel de azúcar en la sangre

●  Datos cualitativos:

- Fuerza ósea
- Tono muscular
- Flexibilidad y resistencia de ligamentos y tendones
- Calidad de la piel y el cabello
- Calidad de dientes y encías
- Calidad de la vista
- Calidad de reflejos
- Calidad del funcionamiento del corazón con esfuerzo y recuperación
- Calidad de la respiración
- Calidad de oxigenación y recuperación del cuerpo
- Calidad de la digestión
- Calidad funcional del intestino grueso
- Calidad del funcionamiento del hígado, el páncreas, el bazo y los riñones
- Calidad del funcionamiento de las glándulas endocrinas (tiroides y tímidas)
- Capacidad para soportar temperaturas frías y calientes
- Capacidad de soportar un gran estrés
- Calidad de resistencia a la fatiga y nivel de energía
- Calidad de resistencia a golpes y lesiones
- Capacidad de curación rápida de heridas
- Capacidad de combatir rápidamente enfermedades infecciosas
- Capacidad de evitar enfermedades infecciosas
- Regularidad de la menstruación
- Debilidad de los efectos secundarios del síndrome premenstrual
- Calidad de sueño
- Calidad del apetito
- Calidad de la libido (sexo)
- Calidad de concentración en la ejecución de una tarea manual o intelectual
- Calidad de alerta (para estar alerta)
- Estabilidad de la moral
- Calidad de optimismo
- Calidad de sociabilidad

La Salud Natural

El objetivo de la salud natural o medicina complementaria y alternativa es mejorar la salud y abordar las enfermedades en personas de todas las edades. Es el arte, la ciencia y la práctica del diagnóstico y tratamiento de enfermedades, así como su prevención, mediante el empleo de terapias y medicinas naturales.

La salud natural es un sistema de autocuidado capaz de restaurar la salud y el bienestar al trabajar con la capacidad de autocuración del cuerpo humano. Utiliza formas de curación que toman en consideración a la persona en su conjunto: mente, cuerpo y emociones, logrando que el equilibrio y la armonía cobren vida.

Con los métodos naturales de curación, no se administran medicamentos para tratar el síntoma, sino que se considerará a la persona como un todo que incluye la dieta, los hábitos de sueño, el estrés y otros factores del estilo de vida.

Se pretende capacitar al individuo para que sea responsable de su propia salud y curación utilizando la prevención por métodos naturales simples y, a menudo, económicos. Esto puede ser mediante la elección de alimentos integrales naturales, suplementos nutricionales, ejercicio físico, técnicas de manejo del estrés, terapias naturales o medicamentos.

La mayoría de los medicamentos naturales se pueden usar junto con la medicina alopática o ser un complemento de ésta. Un enfoque natural de la atención médica puede empoderar a la persona, mediante la educación que promueve la mejora de los cambios en el estilo de vida y el autocuidado, el paciente se convierte en auto sanador. Serán sus propias decisiones las que le conduzcan a un estado de bienestar general.

¿Por qué es tan popular?

El aumento en las tensiones de la vida moderna ha tenido un impacto en la salud física y mental. Cada vez más personas recurren a métodos naturales alternativos y complementarios de curación y cambios en el estilo de vida para mejorar el bienestar y asumir la responsabilidad de su propia salud. Algunos recurren a la salud natural como último recurso después de probar medicamentos o cirugía que no funcionó o produjo efectos secundarios. Otros como una opción de estilo de vida, porque quieren usar enfoques naturales, no tóxicos y menos invasivos, para la atención médica.

La medicina natural también continúa ganando en aceptación como resultado de una mayor investigación científica y el conocimiento de estas investigaciones.

Razones para el creciente interés por la Medicina Natural

●  Una creciente desilusión con los medicamentos y la medicina convencional.
●  Creciente preocupación por las prácticas de las grandes compañías farmacéuticas y sus métodos de investigación.
●  Un deseo de medicinas que proceden de la naturaleza y no contienen productos químicos tóxicos y sintetizados.
●  La gente quiere trabajar con sus cuerpos potenciando la capacidad de autocuración innata.
●  La salud natural tiene en cuenta a la persona en su conjunto, no sólo la enfermedad específica.
●  Buscar identificar una posible causa subyacente para los síntomas experimentados.
●  Fomentar la promoción de una salud continua sostenible y la prevención de enfermedades.
●  Los medicamentos naturales funcionan bien junto con otras formas de medicina.
●  La autogestión de la propia salud.
●  Los pacientes reciben un tiempo de calidad con el profesional de la salud.

La Salud Holística

La salud holística podría definirse como el equilibrio perfecto entre el espíritu, la mente y el cuerpo. El hombre descansa sobre la naturaleza: cosmos, vegetación y materia viva en sus diferentes niveles de manifestación (general-material, sutil y profunda). Hay una unidad entre las moléculas, la energía y la información.

El principio fundamental del enfoque holístico es comprender el estado de salud o el deterioro de una persona en función de su estado físico, psicológico, social, ecológico y espiritual.

La salud holística se apoya en 3 pilares básicos:

●  Considerar al individuo en los diferentes niveles (físico, psicológico emocional, ambiental, etc.).

●  Tener en cuenta la unicidad de cada individuo.

●  Determinar sistemáticamente, a ser posible, el origen de las patologías y aplicar un tratamiento causal junto con un tratamiento de fondo (consecuencia).

Las distintas prácticas de Naturopatía y Medicina Holística que consideran al individuo como un todo, son complementarias entre sí. Por lo tanto, se agrupan bajo un único concepto, el de "medicina holística" y tienden a la unificación de los métodos terapéuticos.

En la actualidad, este enfoque de salud integral se ha convertido en una necesidad para superar las fallas de un sistema de salud que con demasiada frecuencia se centra en la hiperespecialización y que está cada vez más sujeto a las limitaciones del mercado, hasta el punto de que los pacientes se convierten en "clientes" o "usuarios".

La medicina holística es una medicina a la vez científica (cuando es posible) y empírica (porque las personas tratadas son individuos que no necesariamente responden, y cada vez menos, a las leyes de la estadística). Se trata de escuchar y personalizar los controles de salud.

Un profesional de la medicina holística necesita tener competencias ampliadas en diferentes áreas de enfoque para sintetizar y practicar la profesión de manera completa y más efectiva.

La salud holística se centra en cuatro áreas principales de trabajo:

●  Física
●  Psicológica
●  Emocional
●  Energética

El cuerpo está relacionado con las emociones, la razón y el estado mental. La salud física y mental dependen de la armonía de este todo. El enfoque holístico alienta a las personas a buscar formas de vida que les permitan alcanzar el más alto grado de bienestar. Por supuesto, deben estar convencidos de ello y preparados para modificar, al menos en parte, su estilo de vida.

El terapeuta holístico no lucha contra la enfermedad, está allí para ayudar al ser humano que sufre, es decir, que le falta algo, para movilizar sus propios recursos.

Hahnemann, padre de la Homeopatía, dijo que «la enfermedad comienza cuando justificamos desde afuera el malestar interno». Cualquier síntoma de una enfermedad, ya sea física, psíquica o espiritual, nos entrega un mensaje específico que debemos decodificar, aceptar y utilizar para nuestro viaje en este mundo. Cualquier proceso real de curación es la aceptación del principio de nuestra unidad.

El enfoque holístico promueve el bienestar en el individuo porque tiene en cuenta todos estos factores mediante un tratamiento específico, adaptado y personalizado.

Los métodos empleados deben reconciliar al hombre consigo mismo, hacerle consciente de sus errores y ayudar a limpiar sus bloqueos físicos, energéticos, emocionales y mentales para que se convierta en la mejor versión de sí mismo.

«Todo está vinculado y unido en el mismo todo,
hasta el punto de que es fácil darse cuenta de que todo es uno
».

La Salud de la Piel

Estar sano es practicar ejercicio, comer bien... ¡y tener cuidado de la piel!

Cuidar nuestra piel es tan importante como cualquier otra forma de cuidado que promueva la salud.

Cuando se trata de cuidarse a sí mismo, todos sabemos lo importante que es practicar ejercicio, alimentarse correctamente o dormir bien. Sin embargo, hay un aspecto de nuestro bienestar al que muy poca gente presta atención: la salud de la piel.

¿Qué es una piel sana?

Significa que tu piel está realizando todas sus funciones correctamente, que está suficientemente hidratada y, por lo tanto, puede protegerte del daño ambiental.

UNA PIEL SALUDABLE CONSTITUYE TU PRIMERA LÍNEA DE DEFENSA

La piel es el órgano más grande de tu cuerpo y representa aproximadamente el 16% de tu peso corporal. Sus funciones más importantes son retener la hidratación y evitar la entrada de elementos perjudiciales. La capa superior de la piel, también conocida como capa córnea de la epidermis, tiene unos 40 micrómetros de grosor, el grosor de un cabello humano. En esta delgada capa superior, las células de la piel protegen contra los microbios y las bacterias que causan infecciones. Sin embargo, la capa córnea de la epidermis también es muy sensible a la deshidratación y al daño. Si la sequedad penetra demasiado profundamente, afecta a la barrera protectora de la piel, dejándola demasiado débil e incapaz de protegernos de las agresiones externas.

PUEDES ENCONTRAR SALUD

La superficie de la piel es un reflejo de lo que está sucediendo debajo. Si las células de la piel están apretadas y rígidas, tu piel estará irritada e incómoda en la superficie. Las lesiones cutáneas pueden comenzar varios días antes de apreciar los signos de la deshidratación. Si la sequedad penetra las capas de la piel demasiado profundamente en el estrato córneo de la epidermis, puede provocar daños visibles, como piel escamosa o irritada.

LA PIEL TE ACOMPAÑA A LO LARGO DE TODA TU VIDA

Debido al proceso de regeneración natural, la capa superior de tu piel ya no es la misma que cuanto tenías 5 años, o incluso hace un mes. La piel cambia a medida que creces. Desde la piel suave y sensible del bebé y la piel grasa del adolescente, hasta la piel seca de los años siguientes, tu piel está ahí para protegerte.

Al igual que hacer ejercicio y prestar atención a la alimentación, cuidar la piel es un factor importante para mantener la salud general. Fortalece tu piel mediante el uso regular de una crema hidratante.

6 buenos hábitos para tu piel

Tu piel es el órgano más grande de tu cuerpo, la barrera entre éste y los gérmenes, y ​​el reflejo de tu salud interna (está influenciada por la enfermedad, el estrés y la fatiga). Si la tratas despreocupadamente, se vuelve más susceptible al daño y comienza a arrugarse y envejecer. Por otro lado, cuando adoptas buenos hábitos, tu piel se vuelve radiante y llena de vitalidad.

Tu piel se beneficia de buenos hábitos como...

●  Un sueño reparador. Cuando duermes bien, tu cuerpo tiene todo el tiempo que necesita para reparar las células de la piel. El sueño ayuda al cuerpo a retener mejor la humedad, lo cual es necesario si deseas mantener una piel flexible. El sueño también permite que los músculos de la cara se relajen; las arrugas también se ablandan. Para obtener los mejores resultados, es recomendable dormir de espaldas. Esto permite que la gravedad actúe a tu favor y al despertar no tenemos arrugas causadas por los pliegues de la almohada o bolsas bajo los ojos.

●  Ejercicio físico regular La actividad física es buena para la salud en general, por lo que no es sorprendente que también promueva el mantenimiento de una epidermis (la capa externa de la piel) saludable. Tan pronto como te mueves, activas la circulación sanguínea, lo que resulta en una mejor circulación general y una mejor renovación celular. El ejercicio también es un alivio del estrés, por lo que elimina una posible fuente de daño. Para mejores resultados, limpia la piel después de hacer ejercicio para eliminar el exceso de sudor que puede obstruir los poros y causar irritación.

●  La gestión del estrés El estrés arruina la piel. Fruncir el ceño o arrugar la frente, por ejemplo, son gestos que acentúan las arrugas. Cuando uno está abrumado por las preocupaciones, es fácil olvidar el cuidado diario de la piel. Las reacciones nerviosas liberan hormonas del estrés que causan enrojecimiento e inflamación. El estrés también puede conducir a un brote de psoriasis o acné en personas con este trastorno.

●  Una limpieza delicada. Debes usar un limpiador suave y una toalla suave. De vez en cuando, es bueno usar un producto exfoliante para eliminar las células muertas de la piel y a continuación aplica un producto humectante especialmente formulado para tu tipo de piel, con ello reducirás la apariencia de las líneas finas de expresión.

●  Buena protección solar. El sol es el peor enemigo de la piel. Los rayos ultravioleta pueden causar arrugas, quemaduras y, lo que es peor, cáncer de piel. Para protegerte de estos rayos, debes aplicar una buena cantidad de protector solar de amplio espectro y resistente al agua con un factor de protección de al menos 30. También es necesario esperar unos treinta minutos antes de salir a la calle. No olvides volver a aplicar la crema cada dos horas.

●  Tomar suplementos adecuados. Todo lo que necesitas es una dieta balanceada para que la piel obtenga todo el aporte nutricional que precisa. Sin embargo, si tomas algunos suplementos esenciales, promueves una mejor salud de la piel. Los antioxidantes y las vitaminas C y E protegen a la piel del daño causado por el sol. Los niveles recomendados de vitamina C son 75 mg/día para las mujeres y 90 mg/día para los hombres, y para la vitamina E la ingesta diaria debe ser de alrededor de 15 mg.

Los aceites de pescado y aceite de linaza proporcionan ácidos grasos omega-3 que, con toda probabilidad, hacen que la piel se sienta carnosa y suave y se vea más joven. Los ácidos grasos Omega-6 presentes en los suplementos de aceite de onagra, han demostrado ser efectivos para las personas con eccema, cuya piel seca y con comezón se está pelando.

Buenos alimentos para la piel

A tu piel le gusta una buena dieta. Sus preferencias no se parecen a las tuyas, su elección siempre se mueve entre los alimentos más saludables. A tu piel le gustan las frutas y las verduras ricas en vitaminas y minerales, granos integrales ricos en fibra dietética, proteínas magras y grasas saludables.

Cuando eliges una dieta balanceada y saludable, es menos probable que veas signos de envejecimiento en zonas de tu piel frecuentemente expuestas al sol o que empeoren los síntomas de afecciones cutáneas preexistentes. Y cuando comes sano, tu piel muestra su aprecio devolviéndote suavidad y belleza.

●  Frutas y verduras coloridas, repletas de vitaminas antioxidantes A, C y E que protegen tu piel del daño oxidativo. Elije boniatos, papaya, bayas, brócoli, pimientos dulces, zanahorias, col rizada, aceitunas, manzanas, cebollas, ajo o berenjenas.

●  La vitamina B, o biotina, puede darle a tu piel una apariencia más juvenil y rellena gracias al papel que desempeña en la síntesis y descomposición de la grasa corporal. Prueba tomates, almendras, avena, huevos y pepinos.

●  Las legumbres, frijoles, nueces y guisantes, contienen fitoestrógenos, antioxidantes fitoquímicos (nutrientes que se encuentran en las plantas), que pueden brindarte protección contra el daño cutáneo.

●  Flavonoides, otro tipo de antioxidantes fitoquímicos que también pueden proteger tu piel del daño de los radicales libres. Los flavonoides se pueden encontrar en frutas y vegetales de color rojo oscuro, como bayas, cerezas y ciruelas pasas.

●  Las grasas saludables como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, así como los ácidos grasos omega-3, mantienen la piel lubricada y ayudan a prevenir la sequedad.

Aprovecharás estas grasas buenas eligiendo alimentos como el aceite de oliva, pescado, semillas de lino y soja. Al combinar ácidos grasos saludables con vegetales, multiplicarás sus potenciales propiedades antioxidantes.

●  Evita estos antagonistas de la piel: productos de leche entera, carnes rojas, patatas, refrescos, dulces y mantequilla.

4 hábitos nocivos para tu piel

●  El sol puede ser el peor enemigo de tu piel, pero probablemente también hagas cosas que no son buenas para ella. Algunos aspectos de tu estilo de vida y comportamiento, son más dañinos que otros.

●  El tabaquismo. Piensa en las expresiones faciales de los fumadores cuando tiran de su cigarrillo: apretar los labios para chupar una bocanada, entrecerrar los ojos para evitar el hormigueo del humo. Esta alternancia de torsiones y arrugas, puede contribuir a la formación de patas de gallo en los extremos de los ojos y líneas finas alrededor de la boca. Además, los muchos productos químicos que se encuentran en los cigarrillos pueden retrasar la producción de colágeno y elastina en la piel. Uno de los compuestos químicos presentes en el tabaco, la nicotina, causa el estrechamiento de los vasos sanguíneos en la piel, lo que reduce la circulación sanguínea y evita que la piel sana reciba oxígeno y los nutrientes que necesita. Fumar también puede desencadenar brotes de psoriasis.

●  El consumo de alcohol. El alcohol llega a la cabeza y también afecta a la piel. Si bien fumar causa una restricción del flujo sanguíneo a la piel, el alcohol tiene el efecto contrario. Dilata los vasos sanguíneos e inunda la piel con sangre, por lo que el consumo excesivo de alcohol puede causar la aparición de pequeños vasos sanguíneos. Las personas con problemas de piel o intolerancia al alcohol, pueden experimentar enrojecimiento. En realidad, en lugar de saciar la sed, el alcohol deshidrata y le da a la piel una apariencia pálida y sin brillo.

●  Consumo excesivo de cafeína. Calcula tu ingesta diaria de cafeína. Si consumes refrescos, café, té, bebidas energéticas o chocolate caliente todos los días, probablemente te estés acercando a un umbral crítico de cafeína. Una cantidad de cafeína equivalente a 4-7 tazas de café, puede tener un efecto diurético. En resumen, orinarás mucho y te deshidratarás. Esta pérdida de líquido deja la piel sedienta, sin brillo y más sensible.

Cuida tu piel, ella te envía mensajes. El consumo de alcohol, tabaco y ciertos alimentos, podría ser la causa de ciertos problemas de la piel recurrentes. Cuando empiezas a notar algunas coincidencias en tus problemas de piel, puedes evitar sus desencadenantes. Por ejemplo, el enrojecimiento de la cara y la hinchazón característica de la rosácea, pueden proceder del consumo de alimentos picantes, bebidas calientes, alcohol y ciertos alimentos, como el vinagre, el hígado y la salsa de soja. Las personas que padecen eczema, notan la aparición de piel seca y con comezón tras el consumo de alimentos como huevos, leche, pescado, tomates y cacahuetes.

 
 

Afecciones Cutáneas  

Recetas de Salud  

 
Aromaterapia
Naturopatía
Nutricosmética
Artículos
TOP