Salud Holística Significado oculto del Cuerpo Significado oculto de los Síntomas Significado oculto de los Sistemas y Aparatos del Cuerpo Sistema Chákrico Toque Etérico Terapia de Meridianos Cromoterapia Sanación Sónica Elixires de Flores y Gemas Incienso y Aceites Esenciales Alimentos Reflexología El Sanador Responsable Sanación Vibracional a Distancia

   

Tu cuerpo necesita diversos alimentos frescos no procesados para mantenerse sano, porque los alimentos desnaturalizados carecen de prana. Se ha comprobado que los aditivos químicos (como el glutamato monosódico) y los sustitutos del azúcar, que normalmente conocemos como “edulcorantes” (sacarina y aspartamo), son perjudiciales para la salud, al igual que el flúor, que suele ser añadido al agua y a la pasta dental. Todos ellos deben ser evitados si valoramos nuestra salud a largo plazo. Recuerda leer las etiquetas de los productos alimenticios o los cosméticos que compres a fin de evitar las sustancias químicas que puedan comprometer tu bienestar. Si no comprendes los ingredientes y el etiquetado de los alimentos y los cosméticos, no los compres.

Se ha comprobado que la pigmentación de los alimentos naturales (como el betacaroteno de la zanahoria, muchas verduras y las algas), desempeña un papel vital en el equilibrio de nuestro organismo a muchos niveles. La investigación más vanguardista sugiere que los alimentos digeridos se convierten en impulsos de luz coloreada, que crean un nivel de energía vibratoria en nuestra sangre que las células individuales son capaces de absorber.

Para mantenernos en óptimas condiciones, necesitamos productos naturales cuyos colores repitan los tonos de los chakras. Para activar o equilibrar un chakra en particular, ingiere alimentos que reflejen su color, y para calmar el exceso de ansiedad, toma productos de su color complementario (opuesto).

LA IMPORTANCIA DEL EQUILIBRIO

Cada vez son más las personas que sólo toman alimentos crudos, y a pesar de que se trata de un buen método de purificación del organismo, posiblemente no siente bien a todo el mundo. Lo que necesitas activar es el equilibrio. Recuerda el yin y el yang.

LOS COLORES DE LOS ALIMENTOS Y SUS BENEFICIOS

• Alimentos rojos: un chakra raíz poco activo puede recuperarse comiendo frutas y verduras de color rojo. Si se encuentra hiperactivo, es posible que sufras problemas cutáneos, como eccema o psoriasis, en estos casos debes evitar los vegetales de piel roja (en particular la guindilla y las especias).

• Alimentos amarillos: los cítricos amarillos son ácidos y estimulan la excreción, tanto a nivel físico como psicológico. Si deseas calmar tu chakra del plexo solar, come plátanos (con moderación), o incorpóralos en la preparación de batidos de fruta.

• Alimentos verdes: las ensaladas de verduras verdes y poco cocidas (como col y espinaca) purifican y equilibran todo el organismo.

• Alimentos azules/púpura: es posible que las frutas y verduras azules o púrpura hayan evolucionado a un nivel superior, por lo que aportan equilibrio a los chakras superiores. Las berenjenas, la col lombarda, la col (variedad de hojas arrugadas de color púrpura), los arándanos y la zarzamora son ejemplos de alimentos azul/púrpura.

• Alimentos naranjas: las naranjas, las zanahorias, los kakis, las calabazas y los melocotones aportan equilibrio cromático a las funciones del chakra sacro, además nutren todo el cuerpo.

Los alimentos pueden ser clasificados como yin o yang. Por ejemplo, los cereales integrales, la leche, la mayoría de las verduras y las proteínas vegetales son yin, mientras que los alimentos procesados, los grasos desnaturalizados, la carne y los condimentos picantes son yang. Según los principios de la macrobiótica, el 50% de tu ingesta diaria debería incluir granos integrales cocidos.

En la práctica ayurvédica india, los alimentos también se clasifican en distintos tipos, según tres atributos o gunas:

• Inercia/oscuridad (tamas)
• Energía/impaciencia (rajas)
• Orden (sattva)

Por tanto, los alimentos tamásicos son salados, malos o desnaturalizados; los rajásticos incluyen las proteínas de la carne y los sabores agradables, y los sáttvicos son los productos lácteos suaves, la mayoría de la fruta y las proteínas vegetales, además, se considera que encierran la mayor proporción de fuerza vital.

Desde una perspectiva yóguica, las dietas con altos niveles de proteínas (carne), ajo y cebollas “abrasan el organismo” de forma negativa. Tradicionalmente, el yogui toma productos lácteos suaves y grasos para mejorar la transmisión de energía pránica a través del sistema nervioso y los sutiles nadis de su cuerpo.

Los primeros tres chakras se ocupan de mantener el cuerpo, y se relacionan con la forma en que percibimos los alimentos: chakra raíz, olfato; chakra sacro, gusto; chakra del plexo solar, vista.

No te obsesiones con la comida, simplemente escucha las necesidades de tu cuerpo en cada momento, porque la indulgencia excesiva resulta tan perjudicial como una mala dieta. El equilibrio y la variedad son la clave de una dieta sana, gracias a la cual se consigue un cuerpo tan radiante como sus respectivos chakras.