Artículos     6 Aceites Vegetales Raros y Preciosos
6 Aceites Vegetales Raros y Preciosos

6 Aceites Vegetales Raros y Preciosos

 

Te presentamos los 6 aceites vegetales, raros y preciosos, procedentes de distintas partes del mundo, cuyas extraordinarias propiedades cosméticas los convierten en auténticas joyas para el cuidado de la piel…

Aceite vegetal de Arándano Rojo (Vaccinium macrocarpon)

Si bien esta pequeña baya originaria de América del Norte es reconocida como una "superfruta", con propiedades antibacterianas y antioxidantes, su aceite vegetal es todavía un desconocido en Europa.

Sin embargo, todos nos beneficiamos de su descubrimiento, ya que es una auténtica maravilla como ingrediente cosmético.

Su composición, perfectamente equilibrada de ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6 y su riqueza en insaponificables y antioxidantes, lo convierten en un importante aceite antienvejecimiento. En particular, protege la piel y el cabello contra el envejecimiento prematuro debido a la exposición al sol.

También tiene propiedades calmantes gracias a su contenido de fitosterol y, por lo tanto, es perfecto para las pieles sensibles o irritadas.

De textura penetrante y emoliente, es muy agradable de usar en cremas y emulsiones para el cuidado de la piel.

Aceite vegetal de Semillas de Tomate (Solanum lycopersicum)

Aunque esta fruta vegetal es muy común, sus semillas rara vez se valoran, lo cual es una pena cuando observamos la riqueza de su aceite.

Es un aceite particularmente raro que en primer lugar llama la atención por su hermoso color naranja-rojo, que se debe a la gran cantidad de carotenoides, incluido el famoso licopeno (el poder antioxidante de los tomates rojos).

Este aceite será un anti-envejecimiento protector fabuloso, especialmente contra el daño UV. Por lo tanto, es un aceite estacional, con un efecto extra calmante gracias a su riqueza en fitoesteroles.

Raro y precioso, este aceite vegetal es un magnífico aliado de belleza: mima la piel madura y agredida.

Aceite vegetal de bayas de Laurel (Laurus nobilis)

El popular aceite de bayas de laurel del jabón de Alepo, es el responsable de las propiedades purificantes, suavizantes y desincrustantes de este producto.

Rico en ácidos grasos esenciales poliinsaturados (ácido linoléico), ácidos grasos monosaturados (ácido oleico) y ácidos grasos saturados (ácido laurico, ácido palmítico y ácido esteárico).

Aromático y potente, este aceite vegetal también encontrará su lugar en tus cremas, bálsamos y ungüentos para el cuidado de la piel problemática, imperfecciones e infecciones de la piel y cuero cabelludo con caspa.

Es muy útil en tratamientos para eliminar los piojos. Y dado que también es estacional, es popular por mantener a los mosquitos alejados.

Aceite vegetal de Semillas de Pepino (Cucumis sativus)

Otra verdura muy común pero cuyas semillas son poco valoradas. Sus propiedades otorgan a este aceite un gran valor en preparados cosméticos.

Originario de América del Sur, el aceite vegetal de semillas de pepino se caracteriza por su aroma fresco y verde y su composición rica en fitoesteroles, tocoferoles y omega 6. Ideal para preparar los cuidados hidratantes, mejorar la elasticidad de la piel y proteger de la deshidratación.

Posee propiedades calmantes y suavizantes y restaura la película hidrolipídica cutánea. Por lo tanto, es perfecto para las pieles sensibles, deshidratadas, en tratamientos para la prevención de las estrías y el cuidado del cabello seco o quebradizo.

Su característico olor a verde, que evoca tanto a nueces como a la frescura del pepino, aporta una nota muy agradable a la hidratación. Refrescante y penetrante, también es adecuado para pieles mixtas.

Datilero del Desierto (Balanites roxburghii)

Un nombre que te hace soñar, un toque sedoso muy penetrante, con un delicado olor a frutos secos, ¡este aceite lo tiene todo para enamorar!

Originarias de Burkina Faso, las semillas del datilero son cosechadas y prensadas por las comunidades locales con un enfoque de comercio justo y con certificación orgánica.

Emoliente, este aceite suaviza la piel, la nutre y mantiene su hidratación sin engrasarla excesivamente. Es apreciado tanto por la piel seca como por las pieles mixtas y grasas, y es ideal para formular aceites "secos".

Un dato nada despreciable: los estudios demuestran que sería efectivo contra el virus Herpes Simplex, responsable del conocido herpes labial... Tiene mucho que aportar añadiéndolo a nuestros bálsamos labiales.

Aceite vegetal de Chaulmoogra (Hydnocarpus laurifolia)

Su nombre evoca la farmacopea india tradicional y el Ayurveda. Y, sobre todo, ¡sus propiedades cosméticas te harán soñar!

Este aceite, compuesto por ácidos grasos muy especiales (ácidos grasos ciclopentenicos) que le son propios, se presenta como una panacea en el tratamiento de todo tipo de problemas de la piel: piel atópica, dermatitis, infecciones...

Los estudios también demuestran que es eficaz contra la celulitis y la sobrecarga de grasa, y promueve y armoniza la pigmentación de la piel, especialmente después de la exposición al sol.

Otro aceite de temporada, para los muslos y para lucir un bronceado brillante y homogéneo. Por si fuera poco, es efectivo en tratamientos anticaspa y contra la caída del cabello.

Tiene un olor característico y distintivo, que evoca especias con una nota ligeramente ácida, a veces desagradable. Puedes “esconderlo” incorporándolo en una emulsión, mezclándolo con otros aceites vegetales y aceites esenciales o fragancias naturales...

 
 
 
Aromaterapia
Naturopatía
Nutricosmética
Artículos
TOP