Salud Holística Significado oculto del Cuerpo Significado oculto de los Síntomas Significado oculto de los Sistemas y Aparatos del Cuerpo Sistema Chákrico Toque Etérico Terapia de Meridianos Cromoterapia Sanación Sónica Elixires de Flores y Gemas Incienso y Aceites Esenciales Alimentos Reflexología El Sanador Responsable Sanación Vibracional a Distancia

CROMOTERAPIA SENCILLA

   

En cromoterapia, la parte más fácil suele ser identificar el color o colores que necesitas, porque todo lo relativo a emplear los distintos métodos de aplicación, a aprender a evaluar la duración del tratamiento y a calcular las combinaciones de colores más adecuadas, puede ser muy confuso, sobre todo teniendo en cuenta que cada persona es única y por tanto, requiere una solución diferente.

Existen muchos métodos de aplicación. Unos terapeutas emplean muestras de tela, otros envuelven a sus pacientes con toallas de distintos colores. También se puede enseñar al paciente a vestirse de colores beneficiosos para su salud, o emplear con él luces de colores, o incluso proyectores con filtros de color.

TÉCNICA CROMÁTICA 1. Visualización del arco iris

Existen numerosas variaciones de este ejercicio, así que no dudes en adaptarlo a tu conveniencia. Es beneficioso realizarlo periódicamente, incluso a diario. Es fortificante y sana todos los aparatos y sistemas orgánicos junto con sus energías, tanto física como espiritualmente.

1. Empieza por adoptar una postura cómoda, ya sea sentado o de pie. Cierra los ojos y haz tres respiraciones lentas y profundas. Al espirar, siente cómo toda la tensión abandona tu cuerpo.

2. Ahora, con tu imaginación, visualiza un arco iris tendido en el cielo sobre ti. Visualiza una bola de luz rojiza que sale de él, desciende hasta tu coronilla girando sobre sí misma y se introduce en tu cabeza. Siente cómo esa vibrante energía roja se difunde por cada parte de tu cuerpo y las va curando una a una.

3. Concéntrate en esta energía roja, reluciente y cristalina, que da vueltas. Deja que baje girando hasta tus pies, llenándote con sus radiaciones (para ayudarte, si lo deseas, puedes verte a ti mismo de ese color). Al llegar a los pies, la esfera de luz se disipa y sólo queda la energía roja, que es absorbida por tu cuerpo. Cuando la haya absorbido del todo, visualiza otra bola cristalina que emana del arco iris, pero en este caso de color naranja. Imagina que desciende girando hasta ti y que su vibrante energía naranja te llena de pies a cabeza. Como antes, cuando la esfera luminosa alcanza tus pies, se disipa y su energía naranja es absorbida por tu cuerpo.

4. Repite el proceso con los colores restantes del arco iris: amarillo, verde, azul, añil y violeta. Ve llenándote por turno con cada uno de ellos y deja que tu cuerpo absorba sus distintas energías.

Cuando tu cuerpo haya absorbido hasta la última gota de la energía violeta, visualízate a ti mismo radiante de vitalidad y energía. Visualízate equilibrado y curado. Luego imagina que el arco iris empieza a moverse, que baja hasta ti y te envuelve, formando a tu alrededor un escudo irisado permanente de protección y salud. Ten por seguro que, cada vez que realices este ejercicio, el arco iris se hará más fuerte y potente dentro de ti y a tu alrededor. Te sentirás (y estarás) cada vez más vital, más sano y más lleno de energía.

TÉCNICA CROMÁTICA 2. Respiración cromática

 

Para respirar bien hay que usar el diafragma. Pon las manos suavemente sobre tu ombligo e inspira profundamente. ¿Notas que tus manos se mueven  hacia fuera? Espira despacio. ¿Se mueven tus manos hacia dentro otra vez? Si es así, entonces respiras como es debido. Muchas personas sólo respiran con el pecho, en cuyo caso el aire no penetra tan profundamente en el cuerpo, por lo que se obtiene menos energía y vitalidad.

Practicar la respiración cromática (sobre todo al aire libre o con la ventana abierta) es una forma de sanación muy poderosa y eficaz. No olvides que el aire se convierte en energía dentro del cuerpo. La frecuencia y la intensidad de esa energía están determinadas en gran medida por nuestros pensamientos. Al respirar diferentes colores mejoramos diversos factores relacionados con nuestra salud.

1. Ponte cómodo. Si quieres siéntate, pero en cualquier caso debes tener la columna vertebral muy erguida. Ahora apoya la punta de la lengua en el paladar, justo por detrás de los incisivos, para conectar los meridianos de la concepción y gobernante.

2. Inspira lentamente por la nariz mientras cuentas hasta cinco. Luego contén la respiración mientras cuentas hasta diez. Después espira por la boca mientras vuelves a contar hasta cinco. Establece un ritmo respiratorio pausado y cómodo para ti.

3. Ahora, cuando inspires, visualiza y siente el aire como un color particular. Siente cómo llena todo tu cuerpo. Visualízalo haciéndose más fuerte dentro de ti con cada inspiración. Visualízalo equilibrando y curando cualquier problema que desees corregir. Respirar ese color durante cinco o diez minutos puede obrar efectos maravillosos.

4. Si no estás seguro de qué color emplear, respira una luz  blanca pura y cristalina. También puedes usar simplemente los siete colores del arco iris, para equilibrar los chakras y energizar todo el organismo. Recuerda que, incluso al respirarlos, los diferentes colores inducen diferentes efectos:

• Respiración roja: energiza y caldea. Es útil para los resfriados y los senos nasales. Es desecante para las mucosas. Fortifica los niveles de energía globales. Puede ser una buena solución de emergencia para aliviar los síntomas del catarro y la gripe.

• Respiración rosada: es beneficiosa para todas las afecciones cutáneas. Indicada para la hinchazón. Alivia la ira y los sentimientos de soledad. Se puede usar para calmar la mayor parte de los estados emocionales y mentales.

• Respiración naranja: equilibra las emociones. Beneficiosa para las afecciones musculares. Puede aliviar algunos problemas respiratorios. Despierta la creatividad. Devuelve la alegría de vivir. Las combinaciones de naranja y rosa (el color melocotón) son especialmente buenas para los músculos. La respiración melocotón también nos fortalece, haciendo que los entornos incómodos nos afecten menos.

• Respiración amarilla: nos ayuda a aprender y asimilar más fácil y rápidamente la información. Alivia la indigestión y los gases. El tono dorado es sanativo en conjunto y particularmente beneficioso para los problemas internos de la cabeza.

• Respiración verde: alivia las afecciones nerviosas. Refuerza la sensación de prosperidad. El verde claro es bueno para mejorar la vista y para vencer malos hábitos. El verde es sedante y refresca la mayoría de los sistemas orgánicos, pero no se debe usar en lesiones cancerosas o tumorales.

• Respiración azul: es calmante y tranquilizadora. Alivia las dificultades respiratorias. Despierta las dotes para el arte. Es sanativa en general para la infancia. Los niños con problemas respiratorios pueden beneficiarse enormemente si les enseñamos a practicar la respiración azul.

• Respiración azul oscuro: acelera la curación y la cicatrización tras la cirugía. Ayuda a sanar los huesos, especialmente cuando usamos azul ánade con un toque de verde. Fomenta la intuición. Puede ejercer un efecto fortificante en el sistema endocrino.

• Respiración turquesa: alivia las infecciones respiratorias. Es buena para la artritis. Se puede combinar con rosa para ayudar a superar los malos hábitos alimenticios. Se les debería enseñar junto con la respiración azul a los niños que tienen problemas respiratorios (como asma).

• Respiración violácea: es beneficiosa para los sistemas esquelético y nervioso. Purifica el organismo. Ayuda a desintoxicar. Ayuda a alcanzar la sintonía espiritual. La respiración violeta puede ayudarnos a alinear los aspectos físicos y mentales del sistema energético humano.

• Respiración morada: es muy útil para la desintoxicación del cuerpo. Ayuda a vencer obsesiones y sentimientos negativos. Alcanza su máxima eficacia cuando la combinamos con blanco. Se puede usar para aliviar temporalmente estados de infección y gripe.

Cuando aprendes a controlar la respiración y a activar las energías cromáticas a través de ella, puedes trasferir fácilmente a otra persona sus cualidades sanadoras. Puedes infundir la sanación en el individuo al respirar un color sobre él. Para ello:

1- Determina qué color es mejor para el problema de que se trate.
2. Haz que tu paciente se recline.
3. Localiza el área conflictiva.
4. Coloca suavemente sobre la persona una muestra de tela del color apropiado.
5. Sujétala con delicadez y ponte a respirar rítmicamente para incrementar tu flujo energético.
6. Visualiza y siente cómo te llenas de esa vibración cromática.

7. Inclínate hacia delante, acercando la boca a la muestra de tela. Espira con fuerza sobre ella. Siente cómo la energía coloreada de tu aliento penetra en el cuerpo de tu paciente a través de la tela y restablece el equilibrio. La calidez del aliento sirve de canalizador para activar las vibraciones cromáticas.

8. Continúa el proceso durante varios minutos, o hasta que te des cuenta de que se está restableciendo el equilibrio. Este método de respirar colores sobre otras personas es muy eficaz para aliviar el dolor (sobre todo el de cabeza), los calambres y los problemas nerviosos. También puedes usarlo sobre los centros chákricos apropiados.

TÉCNICA CROMÁTICA 3. Cromoterapia para los chakras

 

Los antiguos maestros enseñaban a sus discípulos que hay que estar siempre alerta. Con eso querían decir que debemos prestar constantemente atención a las diversas emociones y actitudes a las que nos enfrentamos (si son ajenas) o que tenemos a lo largo del día, pues así podremos determinar exactamente qué chakra o chakras tienen más probabilidades de estar desequilibrados. Los discípulos de los antiguos maestros reservaban un tiempo al final del día para equilibrar esos centros energéticos. De este modo, el desequilibrio no tiene oportunidad de acumularse, que es lo que en última instancia degenera en un problema físico (o agrava otro ya existente).

Podemos usar los colores diariamente en nosotros mismos para equilibrar y fortalecer los chakras. Una buena forma de lograrlo es la respiración cromática.

1. Asegúrate de que no te molesten durante unos quince o veinte minutos, rara vez se tarde más. Descuelga el teléfono, apaga el móvil, etc.

2. Túmbate de espaldas en el suelo o en la cama. Ten a mano siete muestras de tela (cada una de un color: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta) para cada uno de los siete chakras mayores.

3. Cierra los ojos y relájate. Haz varias inspiraciones lentas y profundas. A medida que te relajes, pasa revista a los acontecimientos del día en orden inverso. Empieza desde el momento en que acabas de tumbarte, y retrocede poco a poco hasta el instante en que te despertaste. Al hacerlo así, te concentras más y es menos probable que pases por alto sucesos y situaciones.

4. Fíjate en las principales emociones y actitudes, tanto tuyas como de quienes trataste a lo largo de la jornada. ¿Qué chakras tenían más probabilidades de verse afectados por ellas?

   

5. Una vez completada la evaluación, coge los retales de colores que tienes preparados y colócalos en la parte del cuerpo asociada al chackra o los chakras que hayas identificado.

6. Mientrs estás así, con la muestra de color sobre el chakra, visualiza cómo es absorbido por el centro chákrico y cómo va penetrando en el cuerpo. Tu chakra está siendo equilibrado, junto con todos los órganos, aparatos y sistemas asociados a él. Respira hondo varias veces, concentrándote en el color que penetra en el chakra, restaurando el equilibrio. Sigue haciéndolo de tres a cinco minutos, o hasta que notes que ya está bien equilibrado.

7. Ahora repite la operación con cualquier otro chakra que no esté en equilibrio.

8. Por último, coloca los siete retales de colores sobre los chakras respectivos. Respira hondo y, simplemente, deja que tu cuerpo absorba las energías del arco iris. Sabe que mientras estás tumbado ahí, cada chakra está siendo fortalecido, equilibrado y armonizado con los demás. Observa que todo tu sistema energético se está fortaleciendo. Nota cómo entras en un perfecto equilibrio. Todos los aspectos fisiológicos de tu organismo están siendo equilibrados y sanados mientras absorbes estos colores por tus centros chákricos. Deja los retales tal como están durante unos cinco o diez minutos, o hasta que notes que ya estás plenamente equilibrado, recargado y alineado.