Introducción Cuerpos energéticos Misión y funcionamiento Ciclos de evolución Bloqueos Detección Disolución Unidad y dualidad Chakra de la raíz Chakra sacro Chakra del pexo solar Chakra del corazón Chakra del timo Chakra del cuello Chakra frontal Chakra coronal Chakra coronal superior los nuevos chakras chakras de la tierra y chakras planetarios

ESTIMULACIÓN DE SVADHISTHANA

El chacra sacro nos invita a descifrar la complejidad de las emociones y aprender a controlarlas para relativizarlas y desdramatizarlas. Desarrolla nuestra percepción por la vía emocional, aportándonos información sobre aquello que podría perfeccionar nuestra salud. Cuanto más desarrollamos la percepción, mejor distinguimos sus diferentes matices y sus mensajes nos parecen cada vez más claros. Con Svadhisthana desarrollamos la intuición, pero también es el receptáculo de la alegría, ya que nos incita a disfrutar del momento presente.

segundo chakra  

Cuando este chacra se encuentra perturbado, tratamos de compensar la ausencia de alegría con paliativos placenteros externos. Asimismo, puede incitarnos a prostituir nuestra energía vital y manifestarlo en forma de prostitución, abusos relacionales, incesto, violación o cualquier otra forma de violencia.

Los trastornos del chacra sacro surgen en cuanto sofocamos la energía creadora, en cuanto aparecen conflictos financieros o sexuales, abuso de poder y necesidad de control, pero también en cuanto la alegría desaparece en el día a día. Una vida en pareja, una vida profesional o relacional que se percibe como sufrimiento o aburrimiento, humillación o abuso, perturban Svadhisthana. Suele suceder que la persona termine por depender de relaciones que se basen en la seguridad física o material. Dichas relaciones conllevan una disminución drástica de la energía vital, el estado de salud o la creatividad.

Svadhisthana nos pide vivir las relaciones sin someternos a la dependencia. Vivir con pasión, éxtasis, alegría y felicidad es primordial para el crecimiento espiritual.

Ante todo, debemos enfrentarnos a nuestros temores y aceptarlos si queremos llegar a superarlos. No obstante, requiere paciencia y asumir que nos encontramos en un periodo de transición, de incertidumbre. La frustración, la confusión, la tristeza y el miedo son emociones inevitables en el proceso de abandono de antiguos esquemas.

Lo ideal sería expresar las emociones sin herir a nadie para llegar a ver las cosas con perspectiva y tranquilidad. Si queremos lograrlo, podemos previamente dar puñetazos en un saco de arena, chillar, gritar o golpear un cojín, correr a toda velocidad, dibujar, pintar, tocar un instrumento, escribir… Después de expresar las emociones, conviene recuperar el silencio para sentir la energía circulando por el cuerpo.

   

Experiencia natural

La luz de la luna y la contemplación o el contacto con agua transparente en la naturaleza activan el segundo chakra.

La luna, en particular la luna llena, estimula tus sentimientos y te hace receptivo para los mensajes de tu alma, que quieren transmitirse a ti en imágenes de la fantasía y en sueños.

La contemplación calmada de un curso de agua natural y transparente, un baño en esas aguas o unos pequeños sorbos de una fuente de agua fresca te ayudan a purificar el alma y a aclararla y liberarla de los bloqueos y estancamientos emocionales, para que la vida pueda fluir en ti más libremente.

Si puedes unir mutuamente entre sí la contemplación de la luna y el contacto con el agua, tendrás un efecto óptimo sobre el segundo chakra.

Terapia por el sonido

Forma musical: para activar el segundo chakra es adecuado cualquier tipo de música apropiada, que despierte la alegría despreocupada de vivir. También los ritmos fluidos y los bailes populares y en pareja entran en esta terapia. Por otra parte, cualquier música que haga aflorar tus emociones.

Para tranquilizar y armonizar el chakra sacro puedes escuchar el canto de los pájaros, el murmullo del agua que fluye en la naturaleza, o el sonido cantarín de una pequeña fuente de interior.

Vocal: el chakra radical se activa mediante una «o» cerrada, igual que la primera «o» de la palabra «sofort». Se canta en la clave de «re» de la escala. La vocal «o» desencadena un movimiento circular. En su forma cerrada, que se aproxima hacia el sonido «u», despierta la hondura de sentimientos y te conduce a la totalidad circular, en la que el yin y el yang, la energía femenina y masculina, alcanzan la unidad por la armonía fluida de las fuerzas.

En nuestro lenguaje, la exclamación «¡oh!» expresa una admiración cargada de sentimiento. De igual forma, la capacidad de sorprendernos por los milagros de la creación se vivifican por el sonido «o».

Mantra: VAM

Cromoterapia

Un color naranja claro activa el segundo chakra. El color naranja transmite una energía vivificadora y renovadora y libera de patrones emocionales entumecidos. Favorece el sentido de autoestima y despierta la alegría por el placer sensorial.

En Ayurveda se dice que el naranja es el color interior del agua.

Gemoterapia

Cornalina: la cornalina te une con la belleza y la fuerza creadora de esta tierra. Te ayuda a vivir y favorece la concentración. Devuelve el asombro por los milagros de la creación, hace que la vida vuelva a fluir y activa la capacidad de expresión creativa.

Piedra lunar: la piedra lunar te abre para tu riqueza de sentimientos interior. Te une con tu lado esencial sensible, receptivo y soñador, y te ayuda a aceptarlo y a integrarlo en tu personalidad. Absorbe el miedo a los sentimientos y tiene un efecto armonizador sobre el equilibrio emocional.

En el plano corporal apoya la purificación de las vías linfáticas bloqueadas, y en las mujeres se encarga de mantener un equilibrio hormonal adecuado.

Aromaterapia – Aceites esenciales para el chakra sacro

Naranja: azahar, benjuí, bergamota, cananga, copaiba, cuaba, hojas de bergamota, hojas de combava, hojas de mandarina, jara, jazmín, jengibre, leño de la India (gurjum), mandarina, naranja, naranjo amargo, palo de Siam, sándalo, vainilla.

   

• Aceite para masajes «naranja» con la siguiente fórmula: 20 ml. de aceite vegetal de macadamia (o hueso de albaricoque) + 10 gotas de aceite esencial de sándalo + 3 gotas de aceite esencial de cananga + 3 gotas de aceite esencial de hojas de bergamota. Masajear lentamente el vientre con movimientos circulares cada vez más grandes comenzando desde el ombligo y en el sentido de las agujas del reloj.

• Pulverizador del aura con aceites esenciales «naranjas» con la siguiente receta: en un frasco de 30 ml de alcohol de 90° sin alcanfor (el de las farmacias), añadir: 10 gotas de aceite esencial de sándalo + 3 gotas de aceite esencial de bergamota + 3 gotas de aceite esencial de cananga + 2 gotas de aceite esencial de jazmín + 1 gota de aceite esencial de jara del ládano. Rociar las palmas de las manos con la mezcla, inspirar profundamente y pasar las manos por el aura.

Forma de yoga que actúa primariamente sobre el segundo chakra

Yoga tántrico: En el Tantra toda la naturaleza se considera como un juego de las fuerzas femeninas y masculinas, de Shakti y Shiva, que en una perpetua danza creativa generan el mundo de las apariencias o fenómenos.

Mediante la apertura de todos los sentidos, mediante el «si» completo a la vida, y mediante la sutilización y elevación de la vivencia sexual, en el Tantra se aspira a una unión con esta «sexualidad cósmica».

Ejercicio de meditación

Sentarse cómodamente en la posición del loto o en una silla, con la espalda recta y los pies bien apoyados en el suelo y en paralelo. Respirar profundamente con el abdomen un par de veces hasta que se regule el ritmo. Se puede reforzar el ejercicio visualizando el color naranja o bien utilizando el aceite para masajes o el pulverizador del aura «naranja».

Inspirar contando hasta 4, contener la respiración contando hasta 4 y soltar el aire contando hasta 8. Repetir la operación hasta sentir que circula una energía dinamizadora por todo el cuerpo.

Repetir mentalmente una serie de afirmaciones que nos ayuden a relativizar y a aceptarnos:

«Soy flexible y me quiero con todas mis emociones»
«Acepto mis emociones y mis temores»
«Acepto mis emociones más profundas»
«Voy a dejar mi pasado atrás para disfrutar del presente».