Artículos     Los Secretos Naturales de la Belleza Africana
Los Secretos Naturales de la Belleza Africana

Los Secretos Naturales de la Belleza Africana

 

Te proponemos descubrir o redescubrir algunos "secretos" de belleza de las mujeres africanas en el continente negro y también en cada país del mundo, y, cómo no, todo es… ¡Natural!

África está repleta de productos naturales para el cuidado del cuerpo. Usados desde tiempos remotos, siguen compitiendo con los cosméticos modernos. La inmensa mayoría de estos últimos son concebidos con ingredientes naturales que se cultivan en este magnífico continente.

Karité: un Tesoro Africano

Originario de África Occidental, este árbol sagrado es un verdadero tótem de la belleza africana. De su fruto se extrae una manteca que no sólo acompaña todos los platos, sino que es un gran aliado en el cuidado de la piel y el cabello.

Particularmente rica en ingredientes activos humectantes y vitamina A, F y D, esta manteca protege y repara la piel de las quemaduras del sol, combate los problemas de deshidratación y descamación debido al clima seco, envuelve el cabello, proporcionándole brillo y facilitando el peinado. Asimismo, la manteca de karité acelera la curación de las heridas.

En las zonas donde la malaria arrecia, se mezcla con otros ingredientes como la hierba de limón para mantener alejados a los mosquitos. Ya utilizada en la época de la reina Nefertiti, la manteca de karité ha nutrido durante miles de años el interés de todos aquellos que descubren sus beneficios.

Para el cabello: El día antes del champú, derrite con el calor de tus manos el equivalente a una cucharada de manteca de karité. A continuación aplica con las palmas de tus manos sobre el cabello seco, mecha a mecha, para lograr una buena distribución. Empapa una toalla en agua hirviendo, escúrrela y colócala alrededor de la cabeza. Espera 20 minutos, hasta que los activos grasos penetren en el tallo del cabello, transcurrido este tiempo, retira la toalla pero no la manteca, que la dejarás actuar durante toda la noche. Al día siguiente retira la manteca con champú.

Para el rostro: Derrite una nuez de manteca entre tus manos. Mediante movimientos circulares realizados con la punta de los dedos para facilitar la penetración, aplica la manteca sobre el rostro, haciendo especial hincapié en la base de la nariz y la comisura de los labios (no indicado para pieles grasas y/o acneicas).

Para el cuidado del cuerpo: mezcla una cucharada de manteca de karité (previamente derretida) con aceite de palma. Sumerge tus manos en la mezcla y aplícala sobre el cuerpo, comenzando por las piernas con suaves movimientos deslizantes.

Sobre el vientre: los movimientos circulares en la dirección de las agujas del reloj relajan los músculos abdominales y facilitan el tránsito intestinal. Es un excelente reparador para la piel del vientre que tiende a estirarse y perder su elasticidad, especialmente durante el embarazo.

Aceite de Palma: un Elixir de Belleza

Además de la manteca de karité, el ingrediente más común para el cuidado de la piel es el aceite de palma. Extraído de la nuez de palma, es rico en carotenoides y vitamina E, lo que le confiere propiedades antioxidantes muy populares entre las mujeres africanas. En Costa de Marfil, las mujeres lo usan a diario, tanto para protegerse de los dañinos rayos del sol, como para humectar y suavizar la piel tras el lavado.

A diferencia de la manteca de karité, cuyo olor puede resultar algo fuerte, el aceite de palma desprende un aroma similar al del aceite de Monoï tahitiano, lo que permite usarlo puro o añadiendo unas gotas de zumo de limón antes de aplicarlo sobre el cuerpo. Comienza aplicándolo sobre el rostro y el cuello y continúa con el torso y las extremidades. En las puntas de los cabellos muy secos o teñidos, restaura el brillo y la flexibilidad.

Caolín: la Piedra de la Piel Sana

Roca arcillosa, blanca y friable, el caolín es popular en África por tratar las pieles grasas con tendencia al acné. Regula la producción de sebo y aclara la tez.

Caolín - Cuidados de Belleza Africana

Mezcla una cucharada de caolín en un recipiente con agua mineral, a continuación aplica la mezcla uniformemente sobre el rostro, evitando la zona de los ojos. Puedes añadir unas gotas de zumo de limón. Una hora de aplicación es suficiente, pero para obtener mejores resultados, algunas mujeres, especialmente las camerunesas, prefieren dejar actuar el preparado durante toda la noche.

El Aguacate: la Fruta Inesperada

Esta fruta, a menudo olvidada en los cuidados de belleza, ha alcanzado una enorme popularidad en los últimos años. Muy apreciado en la preparación de cuidados capilares, es excelente para promover el crecimiento del cabello afro.

Para calmar y suavizar las pieles agrietadas por la sequedad, simplemente aplasta la carne de un aguacate maduro y añade unas gotas de limón antes de aplicarlo sobre el rostro. Enjuaga con abundante agua después de 15 minutos.

El Bálsamo Mágico de Mozambique: un Misterio

Los Ibos de Mozambique son de una belleza legendaria. Detrás de tanta sensualidad se esconde un viejo secreto tradicional: el de un bálsamo que reúne 25 plantas africanas. Entre ellas se encuentran el aceite de argán, el aceite de coco, el aceite de onagra, el aceite de aguacate, el aceite de macadamia, las semillas y el aceite de jojoba, nueces de cártamo, manteca de karité, extractos de té y café, polvo de hueso de melocotón africano, semilla de uva, borraja, jalea real y cera de abeja.

Transmitida de madres a hijas, esta receta consiste en moler y amasar meticulosamente los ingredientes durante largas horas, hasta obtener una textura cremosa. Las mujeres lo usan para untar el cuerpo de los recién nacidos, aliviar las quemaduras y masajear el cuerpo todos los días. Difícil de preparar en casa, este bálsamo existe en el comercio. Muy nutritivo, una pequeña cantidad es suficiente para una hidratación perfecta.

Jabón negro: una Tradición que ha trascendido los límites del tiempo

Un verdadero secreto de belleza. El jabón negro originario de Aleppo, en Siria, empleado desde hace más de 3000 años, ahora se elabora en la región de Essaouira, en Marruecos.

La base de su composición sigue siendo la misma, a saber, el aceite de oliva y la sosa vegetal, pero su color puede variar dependiendo del aceite empleado. El más conocido es el jabón negro Beldi, del Magreb, elaborado con aceitunas negras. No es irritante y es conocido por sus propiedades suavizantes y calmantes.

El exfoliante con jabón negro y kessa (guante exfoliante tradicional de Marruecos) es uno de los tratamientos esenciales del hammam (baños turcos), reconocido por sus beneficios.

El jabón negro también se produce en el África negra, en el Golfo de Guinea. Se compone de vainas de palmera machacadas con hojas de palma. Esta mezcla se quema, las cenizas se recuperan y al añadir agua, se forma el jabón. A veces se mezcla con manteca de karité para hidratar la piel durante la exfoliación.

 
 
 
Aromaterapia
Naturopatía
Nutricosmética
Artículos
TOP