Aromaterapia     Hidrolatos o Aguas Florales

Hidrolatos: Hidrolaterapia o Terapia de las Aguas Florales


El hidrolato es el subproducto resultante de la destilación de una planta o partes de la misma. Durante el proceso de extracción, se obtienen dos productos preciosos: el agua destilada aromatizada, cargada con moléculas aromáticas solubles en agua, que es el hidrolato, y el aceite esencial, que flota sobre esta agua aromática.

EnergiaInterior - La Aromaterapia: Hidrolatos o Aguas Florales

Únicamente de las plantas aromáticas se pueden extraer aceites esenciales e hidrolatos. Sin embargo, otras plantas se destilan por su hidrolato, pero no producen aceite esencial, como sucede, por ejemplo, con el arándano.  

El hidrolato aromático no debe confundirse con una infusión de plantas, ya que es el agua resultante de la evaporación durante el proceso de destilación de las plantas aromáticas.

El término "hidrolato" proviene del latín "hidro" (= agua) y del antiguo "lat" francés (= leche), a la que recuerda por el aspecto ligeramente turbio que presenta el líquido a los pocos minutos de la destilación.

Por lo tanto, el hidrolato se compone de agua y moléculas aromáticas activas volátiles de la planta destilada, sin ningún conservante añadido. Cuando se trata de la destilación de las flores, hablamos de agua floral.

El hidrolato posee una fragancia y un sabor más o menos pronunciado, pero mucho menos concentrado que un aceite esencial. Algunas aguas florales son comunes en la cocina y el cuidado externo de la piel, como el agua de azahar, el agua de rosa o el de arándanos.

La hidrolaterapia es una rama de la Aromaterapia dedicada al uso de los hidrolatos o aguas florales con fines terapéuticos o cosméticos. A diferencia de los aceites esenciales, que podrían resultar peligrosos para los no iniciados, los hidrolatos se usan incluso en niños pequeños, mujeres embarazadas, personas de salud frágil o incluso animales, ya que son muy bien tolerados. A menudo, pero no siempre, tienen las mismas propiedades que el aceite esencial de la misma planta.

La cantidad de agua utilizada para destilar un cierto peso de plantas (o partes de plantas o flores) es muy variable, dependiendo de la elección del productor, que puede priorizar la calidad o el rendimiento. El hidrolato obtenido estará, por lo tanto, más o menos concentrado en principios activos. El olor de éste es similar al de la planta de la que proviene. A menudo se encuentra ligeramente coloreado.

La calidad del hidrolato variará en función de los siguientes factores:

●  La velocidad de la destilación.

●  La temperatura de la destilación

●  El tipo de equipo utilizado y el material del alambique.

●  La calidad de las plantas (cultivadas según las reglas de la agricultura orgánica, u otras, cosechadas en ambientes silvestres sanos...).

●  La cantidad de plantas utilizadas (peso de las plantas en relación con el volumen de agua utilizada).

●  La cantidad y calidad del agua utilizada. El agua utilizada para la destilación debe ser pura, ligeramente calcárea y no contaminada.

●  Otros factores como la cosecha (hoz tradicional, máquina...), el amor por el comercio y la naturaleza, etc.

Podemos encontrar hidrolatos de calidades muy variables. Lamentablemente la elección es difícil, ya que encontraremos de todo tipo y de precios muy diferentes. Algunos hidrolatos son impuros, están diluidos o cortados con agua o alcohol, contaminados o han sufrido la adición de conservantes, solventes u otros aditivos. Con bastante frecuencia, las aguas de azahar y de rosas que se venden en supermercados, son simplemente aguas aromatizadas que contienen conservantes. También encontrarás marcas que contienen un poco de aceite esencial diluido en alcohol y luego agua añadida y que se venden bajo el nombre de "agua de azahar" y "agua de rosas". La verdadera agua floral nunca debe contener alcohol, especialmente si tienes intención de usarlo en la piel de un bebé. Como norma general, un buen hidrolato debe ser puro y micro filtrado. Recuerda leer la composición en la etiqueta.

Opta por aguas florales cuidadosamente seleccionadas, procedentes de plantas de cultivo silvestre que crecen espontáneamente en zonas preferentemente preservadas ecológicamente o plantas cultivadas orgánicamente.

Un buen hidrolato tiene una concentración de principios activos, por lo tanto, su olor es fuerte; no se diluye y durante la destilación, se admiten sólo los primeros litros de agua destilada, es decir aquellos más ricos en moléculas volátiles y activas. Los hidrolatos de calidad se envasan en botellas rigurosamente limpias y preferentemente tintadas. En el momento de la compra, puedes verificar la fecha de producción e informarte sobre las condiciones de almacenamiento de productor a consumidor para garantizar la frescura del producto, ya que son sustancias sensibles al calor, la luz y los ataques microbianos y que no se conservan por mucho tiempo: la vida útil de los hidrolatos varía de unos pocos meses a 2 años. Durante los meses más calurosos, es mejor guardarlos en la nevera o en una bodega fresca, especialmente si sólo los usas ocasionalmente.

Aplicaciones de los Hidrolatos

A diferencia de los aceites esenciales, los hidrolatos se pueden verter directamente en agua o cualquier otro líquido, se disuelven perfectamente, aportando una fragancia sutil e incomparable. Los hidrolatos pierden la mayor parte de sus propiedades olfativas, gustativas y terapéuticas durante la cocción.

Se utilizan frecuentemente en la cocina, especialmente en productos horneados, salsas y bebidas. También se emplean en la elaboración de perfumes o cosméticos, sobre todo para tratamientos faciales y como aguas aromatizadas para planchar la ropa.

Son útiles en curas y cuidados, puros o diluidos. Cada hidrolato posee unas propiedades únicas específicas.

Uso interno

Se administran internamente, por vía oral o en gárgaras, enjuagues bucales, lavado de nariz e irrigación. A menudo se usan diluidos en agua o en un té de hierbas.

Para preparar un té de hierbas, vierte 1 cucharadita de hidrolato en una taza grande o un vaso de agua tibia o ligeramente caliente.

También puedes preparar una botella de agua para beber durante el día agregando una cucharada del hidrolato de tu preferencia a un litro de agua de manantial no carbonatada, con ello te beneficiarás de las propiedades medicinales de la planta destilada.

Uso externo

Por vía externa los hidrolatos se usan como productos de higiene en infecciones o pequeñas heridas. Se pueden aplicar en masaje, fricción, mediante una compresa empapada que se aplicará sobre la zona a tratar o pulverizando directamente sobre la cara o el cuerpo. Se pueden agregar al agua del baño o a difusores y nebulizadores.

Baños aromáticos

Puedes añadir hidrolatos al agua del baño, obtendrás un baño aromático, tónico, refrescante, que promueve la relajación y que resulta muy agradable para la piel y el olfato.

Cosmetología

Los hidrolatos son ingredientes básicos en la fabricación de productos cosméticos para el cuidado facial, corporal y capilar. Para la elaboración de tus cosméticos caseros, utiliza el hidrolato que mejor se adapte a tus necesidades, según tu tipo de piel o cabello. Los principales usos en cosmética natural son:

●  Como una loción facial diaria, limpiadora, desinfectante, suavizante o tonificante, según el hidrolato elegido, antes del maquillaje o después del desmaquillante.

●  Como una fase acuosa en cremas y leches para el cuidado del rostro y el cuerpo.

●  En compresas para los ojos.

●  Como producto para la ducha o el baño

●  En una mascarilla, agregándolo a la arcilla.

●  Para la higiene de los pies y el cuidado de las uñas.

●  Como un producto para el cabello, frotando el cuero cabelludo después de enjuagar el champú.

●  Como agua perfumada y refrescante para el cuerpo, o una fragancia muy dulce para el bebé.

●  Como remedio para problemas estéticos: acné, pieles grasas...

Se usa a menudo puro o diluido en tratamientos faciales. La concentración de los ingredientes activos presentes en el hidrolato es muy inferior a la del aceite esencial de la misma planta y su fragancia es mucho más discreta. Pero a cambio, esta agua perfumada no es agresiva para la epidermis y puede ser utilizada por todos: adultos, pieles sensibles, niños…

Los hidrolatos tienen propiedades calmantes, refrescantes, limpiadoras, protectoras y nutritivas. Puedes emplearlos para rociar sobre la cara o el cuerpo para mantener la piel flexible y radiante. Puedes utilizar uno sólo o la mezcla de varios para obtener efectos adicionales.

En el Hogar

Puedes usar los hidrolatos durante la elaboración de productos de limpieza domésticos, p. e.,  para perfumar la ropa durante el planchado al vapor.

En la Cocina

Las moléculas aromáticas aportan sabor y fragancia más o menos pronunciada dependiendo del hidrolato. Muchos de ellos los podemos añadir a nuestras recetas de cocina para el placer de nuestras papilas gustativas.

También puedes usar los hidrolatos en las recetas de cócteles como aperitivo: agrega una cucharada por vaso grande de zumo, infusión o bebida ligeramente alcohólica. También puedes congelar cubitos de hielo y ofrecerlos en tus bebidas, funciona especialmente bien con los hidrolatos (aguas florales) de rosa, geranio y canela.

No existen los hidrolatos de cítricos, ya que sus esencias no se obtienen por destilación, sino mediante presión de la cáscara del fruto.

Principales Hidrolatos

Albahaca (quimiotipo linalol)

Reconocido por sus propiedades calmantes. Es interesante para combatir el estrés.

Árbol del té

Purificante, este hidrolato se emplea en el cuidado cosmético para pieles propensas al acné y con imperfecciones. También es conocido por preparar la higiene bucal o por sus efectos tónicos en caso de agotamiento.

EnergiaInterior - La Aromaterapia: Hidrolatos o Aguas Florales

Azahar o Nerolí

Con una fragancia floral y golosa, este hidrolato vigoriza, refresca, revitaliza y suaviza la piel; este ingrediente es particularmente adecuado para las pieles secas. También se usa por sus propiedades relajantes que facilitan el sueño.

Canela (corteza)

Fabuloso por su aroma y su sabor cálido, picante y dulce. Se recomienda en caso de disminución de forma física o falta de entusiasmo. Aporta alegría, placer y sensualidad.

Ciprés de Provenza

Con un aroma refrescante y amaderado, este hidrolato, con notables propiedades astringentes, es ideal para elaborar productos para el cuidado de la piel. Su acción tónica lo convierte en un ingrediente excepcional para aportar a tus piernas una sensación de ligereza.

Enebro

Reconocido en tratamientos de prevención de la celulitis. Se utiliza en cosméticos de adelgazamiento y también de "piernas ligeras". Ingrediente purificante para pieles grasas.

Geranio bourbon

Su aroma floral, fino y dulce, es un placer e ideal para preparar el cuidado tónico. También es un activo purificante y calmante, adecuado para pieles agrietadas o con imperfecciones. Astringente, estimula la luminosidad de la piel.

Hamamelis

El agua floral de Hamamelis se recomienda en el cuidado de kas pieles sensibles propensas al enrojecimiento. Astringente, tónico y purificante, es un ingrediente popular para el cuidado de pieles mixtas y grasas o para la fabricación de desodorantes.

Helicriso italiano o Siempreviva

Muy conocido por sus propiedades calmantes y suavizantes, este hidrolato se emplea en el cuidado de pieles delicadas y propensas al enrojecimiento, también en tratamientos para piernas ligeras. Es un activo ideal para pieles maduras.

Incienso

Asociado con la meditación, muy energizante. El hidrolato de Incienso ayuda al cuerpo a recargar y recuperar sus energías vitales. También brinda comodidad a la piel madura, sin brillo y dañada.

Jara (Cistus ladaniferus)

Conocido como suavizante y reafirmante, es un ingrediente muy adecuado para el cuidado de la piel madura. Astringente y calmante, entra en la composición del cuidado para después del afeitado o con propensión al enrojecimiento de la piel.

Laurel noble

Purificante y astringente, ideal para el cuidado de pieles grasas y con imperfecciones. Es efectivo en el cuidado bucal. También es conocido por equilibrar la mente y aportar coraje para expresarse.

Lavanda (Lavandula angustifolia)

Refrescante y calmante, este hidrolato se utiliza en el cuidado de la piel delicada o agrietada. Astringente y purificante, también es un ingrediente excelente para el cuidado de la piel con imperfecciones.

Manzanilla alemana

Este hidrolato es conocido por calmar la piel delicada, tensa o con picazón. Se usa en cremas calmantes y lociones caseras. También es conocido para fortalecer los cabellos rubios.

Manzanilla romana

Conocido por revitalizar, aliviar y purificar la epidermis. Por lo tanto, se utiliza en el cuidado calmante de la piel delicada, pero también para los dientes sensibles. Alivia tensiones.

Menta piperita

Tonificante y refrescante, refuerza los poros y revitaliza el cutis apagado. Es conocido por calmar la incomodidad de la piel y también se usa en casos de sudoración excesiva.

Romero (quimiotipo verbenona)

Purificante y regulador, este hidrolato previene la aparición de imperfecciones en la piel. También se usa en el cuidado del cabello para evitar la caída y la formación de caspa. Tónico anímico que ayuda a reenfocar.

Rosa damascena

Astringente y tensor. Es un ingrediente esencial para prevenir y combatir los signos del envejecimiento de la piel. Purifica, refresca y suaviza. También es un excelente calmante de las pieles delicadas.

Salvia (Salvia officinalis)

Se sabe que este hidrolato combate las imperfecciones de la piel relacionadas con el ciclo femenino y la menopausia: por lo tanto, es un magnífico ingrediente en el tratamiento de las pieles grasas. También es conocido por regular la transpiración y embellecer el cabello.

Tomillo (quimiotipo linalol)

Purificante y equilibrante, es un hidrolato ideal en el cuidado de la piel con imperfecciones y propensa al acné. Su olor aromático te permitirá elaborar cosméticos con notas mediterráneas.

 
 

Aromaterapia  

Aceites Esenciales  

Aceites Vegetales  

Dosificación y otras Materias Primas útiles en Aromaterapia  

 
Aromaterapia
Naturopatía
Nutricosmética
Artículos
TOP