Artículos     Espirulina: Alga Azul-Verde, la Reina de los Superalimentos
Espirulina: Alga Azul-Verde, la Reina de los Superalimentos

Espirulina: Alga Azul-Verde, la Reina de los Superalimentos

 

En los últimos tiempos los súper alimentos han invadido nuestra cocina y compiten efectivamente para garantizar un aporte de hierro saludable. Semillas de chía, acai, bayas de Goji, col rizada, cúrcuma… ahora le toca el turno a la Espirulina…

Nombre común: espirulina, algas azul-verde, cianobacteria.
Nombres botánicos: Arthrospira platensis, Spirulina platensis, Spirulina maxima, Spirulina pacifica, familia de las cianobacterias.

Este alimento microscópico es fácilmente reconocible por su forma en espiral, y aunque se ha vuelto muy popular recientemente, la espirulina se viene usando desde hace miles de años. Los incas ya eran aficionados a este alimento con múltiples propiedades nutricionales. Los aztecas también lo usaron como droga para recorrer largas distancias aprovechando su aporte energético.

Antes de secarse, la espirulina se cosecha en forma de algas en los bordes de lagos y lugares con un alto índice de humedad. En su estado natural, esta microalga de la familia "azul-verde", también llamada cianobacteria filamentosa, necesita luz y agua a una temperatura de entre 35 y 37°C para desarrollarse. Hoy en día, también se cultiva en invernaderos bajo condiciones similares a las de su hábitat natural.

Como dato anecdótico, la espirulina a menudo se asocia con el flamenco rosado. ¿Extraño? No tanto. Los excrementos de esta ave sirven como fertilizante natural para esta alga que requiere un suministro regular de nitrógeno para su reproducción. Los flamencos también son un excelente medio de transporte para la espirulina, que luego se encuentra fácilmente en zonas más áridas.

La espirulina es un súper alimento particularmente rico en proteínas. Por lo tanto, es adecuado para atletas en épocas de competición o durante una preparación intensiva. Se recomienda su consumo para promover la recuperación, la regeneración del cuerpo y los músculos.

Pero no sólo es útil para aumentar el consumo de proteínas, de hecho, la lista de sus aportes nutricionales es muy larga. Aquí va una descripción general:

●  Ácidos grasos esenciales: para una piel, uñas, cabello y neuronas saludables.
●  Calcio: para un cuerpo fuerte y huesos fuertes.
●  Hierro: para la formación de nuestros glóbulos rojos y, por lo tanto, una buena oxigenación de la sangre.
●  Magnesio: para garantizar el funcionamiento de nuestras células y la producción de anticuerpos.
●  Zinc: para mejorar globalmente las capacidades reguladoras y regenerativas de nuestro organismo.
●  Selenio: antioxidante, el selenio asegura un buen sistema inmune y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
●  Ficocianina: para un refuerzo antioxidante y un efecto regenerador.
●  Betacaroteno: la ingesta de provitamina A, también llamada betacaroteno, es 25 veces más potente que en las zanahorias.
●  Varias vitaminas: como las vitaminas B12, B1, B2, B3, B6 y E.

Muy digestible, la espirulina será particularmente efectiva en la curación para promover el rendimiento deportivo, pero también para una mejor concentración, alivio del estrés y el cansancio.

La espirulina se puede consumir en tres formas: polvo, tabletas o copos. Se puede tomar como una cura con un gran vaso de agua, una vez al día, pero también para completar tus platos de una forma original y sabrosa.

Está particularmente indicada como ingrediente de batidos, sin embargo, deberás tener cuidado, porque cuando se cocina, esta pequeña alga no debe calentarse a más de 42°C para conservar todos sus beneficios. Lo mejor, por lo tanto, es incorporarla a platos fríos, como ensaladas o preparados dulces.

Espirulina: Alga Azul-Verde, la Reina de los Superalimentos

Para multiplicar sus efectos, muchos especialistas aconsejan tomarlo al mismo tiempo que se realiza una cura de vitamina C. Esta última será útil, por ejemplo, para ayudar a asimilar el hierro en el organismo.

Investigación de la Espirulina

Varias pruebas en animales han demostrado que la espirulina tiene propiedades antioxidantes, inmunoestimulantes y antidiabéticas y puede reducir los niveles de lípidos en sangre. Sin embargo, hasta la fecha, a pesar de las afirmaciones de algunos productores y distribuidores, los datos que respaldan su efectividad en humanos son insuficientes. De hecho, aunque ha sido objeto de varios ensayos clínicos, muchos de ellos son pequeños (30 sujetos o menos) y su calidad metodológica a menudo deja mucho que desear.

Reducción de los lípidos en sangre (eficacia incierta). En este sentido, los resultados de las pruebas en animales y humanos son prometedores, pero no lo suficientemente convincentes como para concluir que la espirulina es efectiva. Algunos estudios confirman que la espirulina (5 g/día durante 15 días) no sólo aumenta los niveles de colesterol HDL (llamado "colesterol bueno"), sino que también reduce el colesterol LDL ("colesterol malo") y los triglicéridos. Se necesita más investigación para confirmar la efectividad de la espirulina en el tratamiento del colesterol.

Rinitis alérgica (eficacia incierta). Un ensayo en Turquía se centró en 129 personas con rinitis alérgica. Tomar 2 g de espirulina al día durante 16 semanas, fue mucho más efectivo que el placebo para reducir los síntomas de los participantes. Las propiedades anti-inflamatorias de la espirulina (2 g al día durante 12 semanas), podrían ser responsables de la reducción de los síntomas que acompañan a las alergias nasales. Otras dos pruebas indican que la espirulina tiene un papel positivo en el sistema inmunitario de las membranas mucosas de los conductos nasales.

Diabetes (eficacia incierta). Los estudios preliminares en personas con diabetes tipo 2 informan que un tratamiento de 2 meses con espirulina reduciría los niveles de glucosa en sangre en ayunas. Otro estudio indica que la espirulina aumenta la efectividad de la insulina en pacientes diabéticos con VIH. Se necesitan más estudios para confirmar estos resultados.

Sistema inmune (eficacia incierta). Los ensayos preliminares, en su mayoría, indican que tomar espirulina puede influir positivamente en algunos marcadores de inmunidad en pacientes sanos o con rinitis.

Contraindicaciones

Ninguna a las dosis recomendadas.

Las personas que padecen fenilcetonuria (incapacidad para descomponer el aminoácido fenilalanina, presente en la mayoría de alimentos), deben evitar la espirulina, ya que es una fuente de fenilalanina.

Efectos indeseados

En algunas personas pueden aparecer varios síntomas, como trastornos gastrointestinales y dolores de cabeza, especialmente cuando las dosis iniciales son demasiado altas. Para evitar estos síntomas relacionados con las propiedades desintoxicantes de la espirulina, es recomendable comenzar con una dosis más baja (1 g por día durante 1 semana), e ir aumentando gradualmente la dosis en las semanas siguientes.

 
 
 
Aromaterapia
Naturopatía
Nutricosmética
Artículos
TOP