Introducción Cuerpos energéticos Misión y funcionamiento Ciclos de evolución Bloqueos Detección Disolución Unidad y dualidad Chakra de la raíz Chakra sacro Chakra del pexo solar Chakra del corazón Chakra del timo Chakra del cuello Chakra frontal Chakra coronal Chakra coronal superior los nuevos chakras chakras de la tierra y chakras planetarios

LOS CHAKRAS DE LA TIERRA

   

Te sorprenderá saber que, además de nuestros chakras de energía corporal, existen chakras planetarios y terrestres. Sin embargo, la tierra es también un cuerpo viviente, como aseguraron los pueblos nativos americanos hace tiempo.

Si te lo propones, podrías descubrir los siete chakras de la zona en la que vives. Están relacionados con los lugares donde convergen las líneas del terreno, que son corrientes de energía que fluyen por encima y/o por debajo del suelo. Una buena forma de detectarlas consiste en obtener antiguos mapas de la zona y unir los puntos más significativos, como las iglesias antiguas, los cruces, las fuentes de los manantiales, los pozos, las antiguas plantaciones de árboles, los asentamientos neolíticos y las tumbas prehistóricas. A continuación confirma tus hallazgos utilizando un péndulo sobre el mapa, o visita los lugares para percibir sus energías a través de unas varillas.

Emplazamientos sagrados y chakras

A lo largo de la historia, numerosos emplazamientos considerados sagrados se convirtieron en sede de carácter religioso. En Europa, las primeras iglesias cristianas fueron erigidas en emplazamientos que habían albergado algún centro de espiritualidad y que durante siglos se habían mantenido en equilibrio con las fuerzas naturales de la tierra. Por esta razón, debajo de algunas iglesias antiguas todavía es posible detectar agua subterránea, que alguna vez salió a la superficie para bendecir los rituales “paganos” de la época. Posiblemente, ese punto pueda ser considerado el chakra sacro de la zona. A medida que profundices tu contacto con las fuerzas ocultas de la tierra, las cuevas y los abismos simbolizarán para ti el chakra raíz; los sitios donde se encendían fogatas ceremoniales, el chakra del plexo solar; los puntos de reunión donde los líderes se dirigían a su pueblo, el chakra garganta; y quizá alguna colina desde donde divisar una ciudad simbolizará el chakra del entrecejo.

A estas alturas ya “armonizarás” con las energías de la tierra y fácilmente intuirás el chakra corazón, y también el chakra corona, a través del cual se produce el más intenso flujo de energía cósmica hacia la región.

Así como los chakras del cuerpo necesitan de energía, los chakras de la tierra ansían recuperar el equilibrio. En la actualidad, muchas personas se reúnen para enviar pensamientos positivos y llevar a cabo meditaciones globales, por lo general partiendo de una red de líneas del terreno y de la posición de los chakras. Cuando la energía positiva vuelve a latir en estos emplazamientos, éstos consiguen cumplir con su objetivo, que es actuar como los nervios, arterias y órganos de la tierra.

Chakras de la tierra: Piedras de Callish

Las piedras de Callanish, sitas en las islas Hébridas, fueron emplazadas allí
para concentrar las energías terrenales y cósmicas.

 

CHAKRAS PLANETARIOS

Así como los chakras de la tierra son “puntos” de energía local asociados a una serie de líneas convergentes, los chakras planetarios forman parte de la red de energía global. La teoría de que la materia viva de la tierra actúa como un único organismo, fue expuesta en los años sesenta por el científico e investigador James Lovelock en su hipótesis sobre Gaia, y desde entonces ha sido respaldada por diversos investigadores y místicos.

La Gran Serpiente de la Tierra

 

Se trata de un perpetuo arcoíris de luz que gira en espiral alrededor de nuestro planeta azul y verde, uniendo los chakras planetarios más importantes. Se trata de una poderosa fuente energética, formada por líneas de energía sutil luminosa que, al igual que kundalini, coinciden, se cruzan y envuelven los emplazamientos de poder sagrado de Gaia.

La Serpiente de la tierra se enrosca alrededor de la esfera giratoria de la madre tierra en un abrazo de amor, buscando su corazón. De esta manera, los chakras planetarios se sincronizan y es posible mantener el equilibrio armónico de la tierra.

En los relatos de los aborígenes australianos, la serpiente representa a Kuniya y a su sobrino Liru, quienes se reunieron en Uluru, en el centro del continente. En México, la Gran Serpiente con Plumas de Arco iris era conocida como Quetzalcoatl entre los aztecas y los toltecas, mientras que para los mayas era Ku’kuul’kaan. En China, las serpientes adoptan la forma de dragones voladores elementales que emanan fuego o agua. Y en la mitología de la Europa céltica, abundan las historias de dragones.

Los chakras planetarios globales

Los chakras planetarios

El flujo de chakras alrededor del planeta forma importantes líneas de energía terrestre.

 

Existen siete chakras planetarios principales, más el Hara y tres portales de energía adicionales que se corresponden con el chakra causal, la estrella del alma y la puerta estelar. El portal de Moscú es equivalente a la estrella de la tierra, y la Gran Pirámide de Egipto sólo quedará activada desde el punto de vista energético cuando su “piedra superior etérica” sea simbólicamente reemplazada.

   

1. Chakra raíz: Lago Titicaca, Perú/Bolivia
2. Chakra sacro: Monte Shasta, California, Estados Unidos
3. Chakra Hara: Nah Chan (Palenque), México
4. Chakra del plexo solar: Uluru (Ayer’s Rock), Australia
5. Chakra corazón: Triángulo de Acuario centrado en Glastonbury, Inglaterra
6. Chakra garganta: Monte Fuji, Japón
7. Chakra entrecejo: Gunung Agung, Bali
8. Chakra corona: Monte Kailas, Tíbet
9. Chakra causal: Cráter de Halekala, Maui, Hawai
10. Estrella del alma: Lago Taupo, Nueva Zelanda
11. Puerta estelar: Table Mountain, Sudáfrica
12. Portal de energía de la estrella de la tierra: Moscú, Rusia (este portal se abre sólo si los otros doce se encuentran en equilibrio y abiertos)
13. Portal de energía: Gran Pirámide, Egipto (este portal se reabrirá sólo cuando su “piedra superior etérica” sea reemplazada).